Me gustaría proponer un debate sobre quién y cómo debería valorar la calidad de los materiales TIC elaborados por el profesorado, dónde podría estar el filtro equivalente a las editoriales que publican libros y artículos.
Muchas cosas ya se han ido diciendo en los otros hilos, pero para agrupar un poco...

1- Primera pregunta: ¿debería existir este "filtro"?
2- Segunda pregunta: ¿qué criterios habría que tener en cuenta?
Por ejemplo, imaginad un profesor que haya elaborado una página muy útil
pero que contenga imágenes que no respetan los derechos de autor, o con contenidos poco apropiados (aishhh, ¿cómo valorar éso?)
3- Tercera pregunta: ¿quién debería validar? Aquí hay diversas opciones:
- Comisiones en los departamentos TIC correspondientes de las administraciones educativas que pongan una especie de "sello de calidad". ¿Sería un buen modelo? ¿Qué pasaría cuando un profesor o profesora no se sintiera conforme con la no asignación de ese sello a su material?
- Directamente las comisiones baremadoras de los diferentes concursos y demás, que para eso están. Pero en este caso deberían disponer de unos criterios, elaborados también por los departamentos TIC de la administración educativa, para andar orientados y homogeneizar valoraciones, ¿no?

Y relacionado con esto: ¿qué criterios? ¿número de visitas y enlaces? ¿criterios más cualitativos? Y, además, adaptados al tipo de material (no es lo mismo un blog que un JClic o una página estática, o un wiki,...)
Por otra parte, los espacios que se construyen con la participación del alumnado, wikis, blogs,... bajo la coordinación de un profesor o un equipo, ¿contarían como publicación?

En fin, un montón de preguntas, ya véis :-)

Visitas: 563

Respuestas a esta discusión

Reconozco que igual estoy siendo demasiado directa (o bruta) diciendo las cosas, pero es que mientras leo el revulsivo que hay en la red ante las pretensiones de la UE de establecer un sello de calidad en las publicaciones de la red, por otro lado ¡parte del profesorado lo está pidiendo!

O mientras se debate sobre las transformaciones que están sufriendo los conceptos de autoría y propiedad intelectual debido a las nuevas formas de publicación que ofrece internet, aquí deseamos que las publicaciones en la red se ajusten a los modos tradicionales en papel.

No sé, creo que por muchos intentos que hagamos, la escuela siempre irá con un profundo retraso respecto a la sociedad en la que vivimos.

Bueno, mejor que discutir escribo un post en el blog: Open educational resources.
Es otra filosofía.
Sin ánimo de discutir, puede que sólo sea una diferencia de entorno. No es lo mismo tener en mente a un tipo de alumnado o a otro. Como mi entorno es el de Primaria, pienso en los alumnos de Primaria; sus necesidades y formas de trabajar son muy diferentes a las de otros niveles superiores.

Por ejemplo, muchas de las herramientas colaborativas no son adecuadas para niños. Y se nota bastante en ellas si nos fijamos en el proceso para incluir contenidos, selección de los mismos y forma de presentarlos.

En Primaria sabemos de la importancia de hacer de filtro, pues la edad de los alumnos lo aconseja; no vemos siempre a los filtros intención tan malévola, pues según el tema y contenido a tratar son recomendables en muchos casos (aunque no siempre). Que alguien nos ahorre tiempo en cuanto qué contenidos están bien o mal presentados o son más adecuados a la psicología infantil, es algo interesante (a veces se pueden equivocar, como todos). Luego, que cada profe decida si le interesa o se va a otra fuente o combina ambas; eso no te lo puede negar nadie. Ambos caminos son interesantes.

Por ejemplo, si algo me está haciendo cambiar al Software Libre casi a tiempo total es el uso que hago de él en casa; pero en el trabajo, por múltiples razones (empezando por problemas de memoria en los ordenadores que el centro de Primaria, hasta ahora, no ha podido enmendar), aún me queda software propietario en muchos momentos. Cada contexto es diferente.
María, creo que es más bien al contrario.
Pienso que lo que se está discutiendo es cómo hacer que la filosofía del "conocimiento libre" entre en la administración sin ser desvirtuada.
Si nos fijamos en el movimiento del software libre, muchas administraciones incluso empresas lo han asumido parcialmente, modificando su filosofía a la de "open source" mucho más restrictiva desde mi punto de vista y menos preocupada por sus implicaciones sociales y éticas.
Pareces toda una experta. Chica. Oyéndote se despejan muchas incógnitas en cuanto a los límites y usos del conocimiento libre. O eso parece. ¡Y en unas pocas palabras! Así da gusto.
No sé, Ana, las propuestas que estoy leyendo son:

-Valorar la "calidad" de los materiales TIC del profesorado
- Establecer un "filtro" equivalente a las editoriales
- Comisiones de "expertos" alejados del trabajo docente que digan si un contenido es o no de calidad
- Repositorios elaborados por dichos comités de expertos
- Asignar un ISBN
- Utilización de parámetros similares a las publicaciones en papel
- Asignar un "sello de calidad"

Todos los días nacen infinidad de aplicaciones web 2.0, nuevas versiones del software que utilizamos, nuevos productos y servicios. Quien valora su eficacia, calidad o utilidad es la gente, los usuarios y usuarias, que tienen la capacidad de elegir, comparar, descartar, y exigir nuevas prestaciones.
Sin embargo se pide que nos quiten esa responsabilidad, que haya un grupo de expertos que nos digan lo que es bueno o malo, lo que es de calidad y lo que no, lo que es útil o no. Nos podríamos encontrar con materiales fantásticos, utilísimos, eficaces para la enseñanza que no tienen el demandado "sello de calidad", simplemente por no cumplir con unos estándares elegidos por cuatro personas.

Habrá gente a la que no le parezca justo que no se valoren sus publicaciones, pero para arreglar una injusticia no se deben crear nuevas injusticias.

Realmente me da la impresión de que lo único que se quiere es que se valoren las publicaciones en la red, pero no que se modifique la forma de valorar el trabajo del profesorado, que necesita una reflexión desde un punto de vista global y un cambio de arriba a abajo, en todos los sentidos.
Si claro, el cambio global es lo verdaderamente necesario. Pero puede que nos parezca una tarea demasiado difícil y por algún lado habrá que empezar.
Aunque si quieres podemos coger algo que nos afecte a tod@s, por ej. el concurso nacional de traslados y ver que méritos valoran.
Voy a intentar buscar la normativa para ponerla por aquí.
Bueno Antonio me alegro de haber despejado alguna incógnita ;-)
Aunque supongo que la ecuación tendrá miles de ellas, así que intentemos ir despejándolas entre tod@s.
El tema parece que es que todo el trabajo que está haciendo el profesorado con la publicación de recursos en la red no se valora, y tiene que ser valorado. Hasta ahí de acuerdo, incluyendo también otro tipo de trabajos sin TIC, que también es justo valorar. Mis discrepancias son el la forma en que se pretende que se valoren esos trabajos, a mi ver injusta.

Propongo un sitio por el que empezar, y una alternativa a esto que se está pidiendo.

Los trabajos del profesorado actualmente se valoran mediante las convocatorias de premios a recursos educativos y a la innovación educativa. ¿Qué sucede? Estos premios llegan a muy poca gente, y apenas tienen trascendencia en la puntuación para concursos de traslados, cátedras y demás. ¿Por qué no proponer la modificación de las condiciones de esas convocatorias? ¿No sería más fácil?

Por ejemplo, en Galicia ya han salido las convocatorias a recursos educativos para la sociedad de la información (herramientas de autor, materiales curriculares web y para encerado digital, galerías de imágenes y vídeos, y aplicaciones de software libre) y los premios a la innovación educativa (experiencias didácticas, materiales educativos, proyectos de centro y medidas para la prevención del absentismo escolar y abandono temprano)

En un primer momento piensas ¡pero si aquí hay un filón!, y súmale las convocatorias a nivel estatal, o de ayuntamientos, asociaciones, etc.

Ahora vamos a las órdenes: sólo hay tres premios por categoría, que encima pueden quedar desiertos, y lo que nos interesa para el concurso de traslados: 20 horas de formación, sólo 20 horas, y únicamente a los premiados.

No sé cómo son tan cutres con las horas, pues no les cuestan dinero, sobre todo sabiendo que para sacar adelante un proyecto el tiempo de dedicación indudablemente es mucho mayor.

Propondría los siguientes cambios:
- Tres premios por categoría con asignación económica y 100 horas de formación
- 50 horas de formación para todos y cada uno de los trabajos presentados que cumplan unos requisitos mínimos, aunque no lleven ningún premio. (lo de los requisitos es por si alguien entrega un blog con dos entradas)

Creo que la cosa cambiaría bastante.
- Habría reconocimiento por parte de la administración para toda aquella persona que presente un trabajo mínimamente aceptable
- La asignación de horas de formación para toda persona que trabaje vale para concursos de traslados, cátedras, etc. Incluso, si lo preferís, que estos trabajos y estos puntos se valoren en un apartado diferente a la formación.
- Los trabajos no serían sólo publicaciones en internet, sino también otro tipo de trabajos de innovación educativa, indudablemente merecedores de un reconocimiento
- No se establecería ningún censo de publicaciones o ningún sello de calidad, para mí de dudosa eficacia.
- Todos los trabajos presentados estarán a disposición de todo aquel que desee consultarlos, pues se publican en los portales de las respectivas consellerías. Será el profesorado el que decida si es de calidad o no, útil o no, con su uso y disfrute.

Harían falta más cambios, como por ejemplo que las convocatorias sean más flexibles, y que cualquier material en cualquier formato quepa sin necesidad de tener que adaptarse a la convocatoria, que no pidan requisitos absurdos como que si es un material para internet tenga que empezar necesariamente por una página principal llamada index.html (¿por qué no index.php?), que se renueven anualmente para adaptarse a los cambios tecnológicos, etc. Bastante sustancia podríamos sacarle a esto.

Los cambios en la valoración de los méritos docentes sigo pensando que deberían ser más profundos, pero eso sería un debate para un hilo diferente. Para empezar, prefiero esta opción a lo que se está proponiendo en esta campaña de reconocimiento de las publicaciones en la red.
Habéis dicho muchas cosas y de momento no tengo tiempo para ordenarlas todas en mi cabeza y desgranarlas más, pero ya me pondré, ya...

Antes de que se me olvide, pongo en el hilo otra cuestión a propósito del último comentario de María: el apartado de formación, al menos en Catalunya, tiene un límite de puntos que se consigue con 400 h de cursos. Y es para siempre, es decir, una vez has hecho las 400 h ya da igual los cursos que hagas, no mejoras la puntuación. En mi caso, el primer año que di clases ya los tuve: había hecho antes de empezar como profesora un máster de 320 h, más un curso de 60 h y otro de 30 h. Así que hace más de 10 años que mi apartado de formación no se mueve. Nada estimulante (aunque me mueve la necesidad innata de estar aprendiendo constantemente, no iría mal un estímulo adicional ;-)
Rectifico, la formación reciente sí que me sirve, me sirve para los estadios o sexenios: he de hacer 90 h de formación en seis años!!! O sea, un curso de 30 h cada dos años. En tiempos de cambio, este nivel de reciclaje parece ridículo... (eso sin tener en cuenta que pueden ser cursos de cualquier temática, mientras estén reconocidos).

El otro día, hablando con Toni Solano en la Jornada Espiral en Barcelona, propuse que tan sólo se deberían valorar los cursos realizados en los últimos 4-5 años. Sería una manera de valorar la formación permanente de verdad. Él lanzó una propuesta más interesante: mantener el apartado de formación "histórica" pero añadir un nuevo apartado en el que se tuviesen en cuenta únicamente los cursos realizados los últimos 4-5 años.
Hola Lu,
"Si supiéramos el criterio que se sigue para las publicaciones en formato de papel, quizá podríamos establecer parámetros simples que permitieran valorar tipos de materiales educativos on line."
Hay que explorar estos criterios, sí. Sobre todo porque si ha de haber comisiones baremadoras necesitarán criterios propios para los materiales TIC, y habría que elaborarlos...

"Yo sí creo que debiera haber comisiones baremadoras de la Administración. "
¿A qué nivel? ¿Inicial y que valorasen qué materiales se pueden considerar como publicaciones (e ir con el certificado correspondiente al concurso de turno) o que las comisiones baremadoras de cada concurso hagan el trabajo de valoración? Son dos modelos muy diferentes, con implicaciones diferentes...

Completamente de acuerdo con tu apreciación final: hay que distinguir entre materiales (que se podrían asimilar a publicaciones) y experiencias educativas.
Las experiencias educativas son otro campo. Como profesora no pretendo que me valoren como mérito en un concurso el crédito de síntesis que ayudé a organizar (con todos los materiales y guías de uso, herramientas para la coordinación de los equipos, las horas extra de trabajo, la documentación,...). Eso es mi trabajo. Pero quizá sí que estaría bien que se evaluara la experiencia y la innovación docente "en vivo", como dices. No es lo mismo hacer lo mismo un año tras otro que ir aprendiendo y adaptándose: ¿es justo que a todo el mundo los 10-20-30 años de experiencia le valgan los mismos puntos?
Hola María,

Estoy de acuerdo contigo en ' "expertos" no. La sociedad tiene la palabra.' Sin embargo, estamos en un sistema funcionarial, donde los "méritos" del profesorado se miden por puntos con un baremo muy claro para cada tipo de concurso.
Como profesional te puedes sentir muy satisfecha con el trabajo que realizas, valorada por alumnado, padres, compañeros. Pero también necesitas que ese trabajo te lo valore y reconozca la administración, sobre todo si quieres trasladarte, optar a una plaza en otro cuerpo docente,...
Cualquier sistema tendrá sus debilidades, pero el actual tiene muchas ya que está pensado para publicaciones en papel: no valora las publicaciones digitales prácticamente en absoluto (hay excepciones: puedes congelar tu página web en un CD, conseguir que te la publiquen, el depósito legal y el ISBN correspondiente y ya tienes el mérito). Sin embargo, las comisiones baremadoras de los concursos valoran las "publicaciones" artísticas, que generalmente no van asociadas a un artículo o un libro con ISBN o ISSN. Desconozco qué criterios utilizan, pero valoran.

También estoy de acuerdo con lo que comentas: " no es lo mismo un blog, un wiki, etc que, por ejemplo, hacer un montón de horas extras para que niños y niñas de NEE logren sacar adelante una obra de teatro, a pesar de sus problemas de expresión y vocabulario, y confianza en ellos mismos. Hay cantidad de trabajos que se realizan en las escuelas e intitutos sin TIC y que no se valoran. No me parece justo que valoren más a alguien por escribir de vez en cuando un post desde casa que a otra persona que con mucho trabajo saca adelante a alumnos que nadie quiere. Igual es que ese trabajo no es "intelectual"."
Pienso que hay que distinguir entre actividad docente (un blog de aula entraría en esta categoría, como preparar una obra de teatro) y publicación. Y aquí, si publicas un artículo en una revista explicando cómo preparar una obra de teatro con el alumnado, justificando la función pedagógica, o realizando una revisión bibliográfica de experiencias, sí que te contaría como publicación. De la misma manera que debería contarte si creases un blog con recursos que ayuden al profesorado a preparar una obra de teatro. No sé si he sabido explicar la diferencia...

¿Cómo lo veis?
Interesantes enlaces...
A partir de ellos he llegado al blog de Juan Freire, en el que habla de la figura del "comisario" digital, "especialista en contenidos responsable de las colecciones de una institución y de sus catálogos asociados".

"Si los contenidos en la era digital se hacen extraordinariamente abundantes y se devalúan, ¿donde está el nuevo valor? Todo indica que se traslada a los nuevos "curators" [comisarios] digitales, susceptibles de convertirse en brokers del conocimiento si con su actividad concentran poder o beneficios económicos. El término 'curator' procede del mundo del arte, donde podríamos traducirlo por comisario..."

Y en el mundo de la educación, si lo traducimos... ¿a qué escenario vamos?

RSS

Foro de discusión

USO DE LOS TICS

Iniciada por Nicolas suarez de los santos 23 Oct 2014.

Mercedes Cabrera responderá a nuestras preguntas en El País 19 contestaciones 

Iniciada por lbarroso. Última respuesta de Carmen 6 May 2009.

Funciones TIC ¿Qué debería corresponder a quién, cuándo, cómo...? 14 contestaciones 

Iniciada por Antonio Tux. Última respuesta de Samuel Crespo 9 Feb 2009.

Artículo publicado en El País 14 contestaciones 

Iniciada por María L.. Última respuesta de Antonio Tux 12 Nov 2008.

Miembros

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

2019   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio