Alejandro Rozitchner y su teoría del entusiasmo

( Publicado hoy en mi blog Discentia )

La sombra de internet es alargada, y a veces, un post que comienza en unos juegos infantiles en Canarias, termina por llegar hasta un señor argentino de difícil apellido, Alejandro Rozitchner, a sus dos blogs, 100 volando y Bienvenidos a mí, y su "Teoría del Entusiasmo", artículo suyo publicado en la Nación en el año 2003.
No pretendo transcribir aquí un artículo que leerán mejor en su fuente original, pero sí algunas frases del mismo, y tres vídeos que reflejan sus pensamientos. Gracias, señor Rozitchner.

"... Uno no puede entusiasmarse con cualquier cosa.

... ¿Por qué es difícil entusiasmarse? Porque hay que pasar en limpio al ser, volcarlo en el mundo.

... En vez de una moral del sacrificio, una moral del entusiasmo, que entienda que aun para el trabajo es necesario entrar por la vía del darse gusto y no del someterse o dejarse de lado.

... El fracaso es un más acá del entusiasmo, porque el entusiasmado obtiene su paga en el proceso y no sólo en el resultado.

... fracasar es no haberlo intentado, no haberse animado a tratar.

... No es cierto que el entusiasmo sea constante y permanente, es más bien cambiante y oscilatorio.

... el entusiasmo bien vivido tiene sus límites y sus finales. El asunto está en saber distinguirlos, sintiéndolos y pensándolos.

El entusiasmo es un amor por las cosas, un afecto por ciertos ámbitos, personas, actividades. Un amor que realiza nuestras posibilidades, que nos acerca a seres cuya existencia, por pertenecer precisamente a ese campo de vida compartido, tiene sentido para nosotros.

El entusiasmo es el camino subjetivo para acceder al sentido, el punto nieve del querer, la ebullición que nos cocina y realiza."


Para qué hablar del entusiasmo


Entusiasmo, motivación y crisis



Educación y pensamiento crítico

Visitas: 148

Etiquetas: Vida, alumnado, aprendizaje, educación, entusiasmo, pasión, video, videoblogging

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Comentario por Araceli Pérez noviembre 15, 2008 a las 11:49pm
Así es imposible.

Comentario por Araceli Pérez noviembre 15, 2008 a las 11:42pm
Claro que sí, Antonio, tienes toda la razón. No dije que siempre sea negativo, sino con demasiada frecuencia...

He comentado el último vídeo porque con los dos primeros es fácil estar de acuerdo, sin embargo, es bastante común asociar el entusiasmo y el pensamiento positivo con ingenuidad, candidez, ausencia de crítica o realismo.

Tú mismo hablas de la mezcla de objetivos con emociones y sentimientos... Creo que la clave está ahí, que en ocasiones, por temor a mezclar, nos perdemos lo mejor. Preferimos ver las cosas en blanco y negro y nos perdemos el color.

La mezcla de emociones, sentimientos, intuiciones, ingenuidad, objetividad, optimismo, razones, juicios críticos... nos parece poco útil, confusa. Es como mezclar un montón de pinturas y obtener un parduzco que no nos convence.

Si sobreimprimimos los colores, como en una tricromía, primero el amarillo, luego el cyan, después el magenta... Obtenemos la imagen completa. El negro se añade al final y aporta profundidad, enfatiza los detalles, aporta matices.

En el vídeo se habla de tomar conciencia y reconocer el estado de entusiasmo. Del mismo modo, podemos manejarnos con distintos aspectos de nuestro pensamiento, separándolos, diferenciándolos y utilizándolos de manera intencionada y consciente. Podemos pensar las cosas de forma creativa y generativa, después de forma positiva, luego objetiva, más tarde intuitiva, después crítica,.... con la misma ponderación.
Comentario por Antonio Tux noviembre 15, 2008 a las 1:31pm
La verdad es que de vez en cuando todos aprendemos algo muy interesante.

La frase "No es cierto que el entusiasmo sea constante y permanente, es más bien cambiante y oscilatorio" nos recuerda eso de que el fin de un proyecto puede convertise en el impulso de otro nuevo, que incluso puede llegar a ser más motivador, asumible o provechoso. Los proyectos no han de verse como una forma de esclavitud, sino como una oportunidad de crecimiento. Si ese crecimiento deja de producirse, es un buen momento para reconsiderar remodelar la orientación del proyecto o, incluso, plantearse la finalización del mismo. Y con entusiasmo, dedicarse a otra cosa mariposa.

A veces es difícil identificar cuando un proyecto debe o no debe terminar, o cuando uno debe o no debe de continuar en un proyecto, pues todos los proyectos pueden pasar por momentos de auge y de declive.

Sin duda. ¡Una lección dura de aprender cuando en ese proyecto se mezclan los objetivos con las emociones y sentimientos!

Y Chelucana, el punto crítico también puede ser entusiasmante y motivo de crecimiento. No es pesimismo ni negativismo.
Comentario por Araceli Pérez noviembre 15, 2008 a las 12:47pm
Vaya, vaya... Admito que ando en plena crisis de entusiasmo. Pero me gusta este Rozitchner. Me siento muy afín a lo que explica en su último vídeo.

Sobrevaloramos el pensamiento crítico, es cierto. Pero porque seguimos en un sistema educativo en donde lo importante es la recepción de contenidos. Y entrenamos al alumnado para filtrar esos contenidos, separar la paja de la arena. Y los docentes dedicimos cual es el aspecto de la paja y de la arena. Cuando los alumnos, con su pensamiento crítico, de criba, responden a nuestras consignas, los clasificamos de inteligentes, de críticos.

El pensamiento crítico exige, en no pocas ocasiones, un escaso coste intelectual. Basta con rechazar una idea por "incorrecta" y ,a cambio, recibe una desproporcionada aprobación social. Generar una idea nueva, requiere entusiasmo, sí y una mayor inversión intelectual, que casi nunca encaja en nuestros filtros de lo correcto o lo incorrecto. O inventamos nuevas categorías, o volveremos a poner las nuevas ideas (las creativas, las que nacen del entusiasmo, de la intuición, de la inspiración) en el saco de lo incorrecto. Reproduciendo una y otra vez el inmovilismo, no el cambio.

Con demasiada frecuencia veo que el pensamiento crítico se reduce a , pensamiento negativo, pensamiento convergente, pensamiento único. ¿Será por nuestra herencia del cristianismo, de la lógica aristotélica, de la búsqueda permanente de la verdad?

¿Veis? Al final me salió el punto crítico. ¡Tendré que volver al entusiasmo!

Foro

la educación Emocional en las escuelas 1 contestación 

Iniciada por Isabel Alvaro Luengo en Formación. Última respuesta de Norma Borges Perdomo 8 Abr.

Pensamiento Computacional

Iniciada por Luis Madrid en Metodología 3 Abr.

Mi recurso TIC favorito 21 contestaciones 

Iniciada por Alberto Armada en Materiales didácticos. Última respuesta de Rosario M. Alonso Fernández 1 Abr.

LA IMAGEN PERSONAL EN LA SOCIEDAD ACTUAL 2 contestaciones 

Iniciada por Esther Bejarano en Proyectos. Última respuesta de Olga Valverde Gómez 1 Abr.

BORRADOR DE PROYECTO: "INSTRUMENTOS CIENTÍFICOS" 1 contestación 

Iniciada por María José García en Proyectos. Última respuesta de Olga Valverde Gómez 1 Abr.

Miembros

Los podcasts de Internet en el aula

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.