Los medios de comunicación unifican las costumbres y las culturas y propician que los habitantes de Tokio, Pekín, Londres, Praga o Buenos Aires vistan, coman y se diviertan de la misma manera. El Estado se otorga el papel de educador y legisla sobre lo que se debe aprender, la manera de enseñarlo y la forma de certificarlo. Google, Facebook, Twitter y Wikipedia se convierten en las principales fuentes de información. Así es como se extienden las opiniones, hasta convertirse en verdades absolutas, importando más que los conocimientos sean mayoritarios, que estén compartidos por todos, a que sean certeros.

De todas estas influencias, es posible que la escuela no sea la que tenga más impacto emocional, si se compara con la familia; ni la que tenga más efecto al implantar modas, opiniones y valores, frente a los medios de comunicación. Pero sí que lo tiene a la hora de formar cabezas, es decir, al seleccionar o descartar ciertos conocimientos y al indicar cómo se tienen que manejar.

Desde que la escolarización es obligatoria, es en la escuela donde aprendemos a leer, escribir y calcular;  lo poco que sabemos de arte, historia, ciencia o filosofía procede en su mayor parte de los tiempos escolares. Allí es donde se señala lo que se debe saber y cuál es su utilidad; donde se modulan los conocimientos y se modelan sus receptores.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/el-pensamiento-unico-y-los-...

Visitas: 97

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio