¿COMO SE CONCRETA EL ESTADO DOCENTE EN EL PROCESO EDUCATIVO?
La experiencia del sistema educativo venezolano de los últimos 40 años, correspondientes al período de la democracia representativa, reprodujo de manera patética los mecanismos colonialistas de exclusión social logrando su máximo desarrollo en la globalización como expresión del neoliberalismo; imponiendo durante la década de los años noventa, en los países bajo su influjo, un paquete de medidas económicas legitimadas por la institucionalidad estadal. Para avalar el influjo de tales políticas en la sociedaden su totalidadfue decisivo el papel asignado a los aparatos educativos. La manifestación de la perversión neoliberal en la educación es la tendencia privatiza  consecuente impacto: la exclusión.
La década de los años noventa, es reflejo fiel de tan catastrófica realidad educativa nacional, observada en el comportamiento de la matrícula escolar, entre los planteles administrados por el Estado, con tendencia a la baja, y los de administración privada, en franco crecimiento, según el Ministerio de Educación en estudio publicado en el año 2004, denominado “INFORME VENEZUELA. Políticas, programas y estrategias de la Educación Venezolana”. Políticas públicas dirigidas a resaltar la supremacía de lo privado sobre lo público, según criterios de calidad, apuntalados por la imposición de medidas restrictivas contra el pueblo tendentes a negar al propio Estado; tales como la liberalización del cobro de matrícula, limitación del número de secciones, creación de fondos de suplencias, de un fondo para la reparación de planteles, se congeló la construcción de edificaciones escolares. Todo un plan para la defenestración del Estado Docente, cínicamente apuntalado por sofismas como el de Antonio Luis Cárdenas, ministro de educación del gobierno de Caldera II, al señalar a la educación como “un fraude”, inculpando a los educadores del mismo.
La resultante asume distintas variantes, entre ellas, la señalada por Armando Rojas, 2006, p. 93. “Para el año 1998, la tasa de escolaridad promedio era de 59% y solo el 2,8% del Producto Interno Bruto (PIB), era destinado a la educación. Millón quinientos mil venezolanos estaban en absoluto analfabetismo, más de dos millones sin culminar el sexto grado, millón y medio culminada su primaria pero sin haberse incorporado a la llamada educación media…, más de quinientos mil bachilleres sin cupo en la educación superior.” Esto no es casual, sino causal como producto de la imposición de la lógica cartesiana de la realidad, su atomización, mecanización y pérdida del sentido de la totalidad; lo cual se refleja en la concepción, estructura, organización y funcionamiento del sistema educativo.
El modelo derivado de tal perspectiva, decreta un antisistema conformado, contradictoriamente, por niveles y modalidades totalmente divididos y sin sentido de continuidad: la educación preescolar, luego la educación básica de nueve grados fragmentada en tres etapas: I y II etapas de tres grados cada una para la primaria y la III etapa correspondiente con el primer tramo del bachillerato, en séptimo, octavo y noveno grados. De seguidas se planteaba el nivel de media diversificada y profesional. Por otro lado se habla del nivel de la educación superior; artículo 16 de la LOE, 1980.
El Proceso Constituyente, El nuevo Estado Docente y La Educación Bolivariana.
A comienzos del nuevo milenio se inicia el proceso de transformación política-social-económica, derivado de la crisis del modelo político imperante para entonces, con el triunfo electoral del Comandante Hugo Chávez el 6 de diciembre de 1998, activándose el desarrollo de un proceso constituyente para la refundación de la república, con la aprobación el 15 de diciembre de 1999 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) por votación popular.
En ese marco constituyente la educación se asume en pilar fundamental de la refundación, como derecho humano y un deber social, sin ningún tipo de discriminación, obligatoria, gratuita hasta el preuniversitario con el Estado como garante de llevar ese derecho humano a todas las venezolanas y a todos los venezolanos, como se expresa en el artículo 102 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). El Estado Docente propuesto por el insigne Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, desde sus luchas contra la dictadura de Juan Vicente Gómez en los años treinta, adquiere carácter constitucional en la Revolución Bolivariana.
El Estado venezolano, a través de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, orienta el enfoque político-ideológico del sistema educativo en la caracterización de la sociedad venezolana, precisando el carácter histórico, multiétnica y pluricultural e identidad de nuestra nacionalidad, presencia territorial y desarrollo endógeno en los términos desarrollados en el Preámbulo, los nueve artículos fundamentales y los del 102 al 112. Son pues, los parámetros e indicadores propuestos por el Estado venezolano como guía orientadora de los propósitos de la educación para la preservación de nuestros valores republicanos precisándose el carácter participativo, protagónico; así como el principio de corresponsabilidad entre el Estado-Familia-Sociedad, determinantes del proceso educativo integral de calidad para todos y todas, promotor de la solidaridad y la equidad, principios intrínsecos en los procesos de Educación-Trabajo, recogidos en el artículo 3 de la Constitución Bolivariana. 

Visitas: 107

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio