En todos los discursos sobre los cambios que se avecinan, la disrupción suele vincularse con la tecnología y no tanto con las ideologías. Tanto es así que se llega a pensar que basta la introducción de una cierta tecnología para que cambie un modelo social. El fuego, el hierro, la rueda, la máquina de vapor o Internet  fueron hitos tecnológicos disruptivos, que transformaron las formas de hacer y de pensar.

Esto es lo que desde hace años se viene pregonando respecto a la escuela y las nuevas tecnologías, que serían la herramienta necesaria para renovar un sistema que no funciona.  Incluso los más extremistas llegan a cuestionar la necesidad del contacto físico entre alumno y profesor. Algo que puede ser válido para ciertos temas cuando estamos hablando de instrucción, pero no cuando se habla de educación. Y aquí puedo suscribir la afirmación de Arthur C. Clarke: “Un profesor que puede ser sustituido por una máquina debe ser sustituido”.

Sobre la premisa de que la innovación tecnológica conduce necesariamente al cambio educativo, se conectan las escuelas a Internet y se llenan de ordenadores, tabletas, pizarras y materiales digitalizados. Paralelamente se crean plataformas de aprendizaje y bancos de recursos digitales, mientras que las grandes empresas de la telefonía o la informática otorgan premios y financian congresos en los que se habla de Educación Disruptiva.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/disrupcion-educativa

Visitas: 55

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio