Contar un chiste consiste en la descripción de una situación totalmente lógica para, súbitamente, concluir en un desenlace absurdo. Por ejemplo:

Un conductor se salta un semáforo y le para un guardia.

- Buenas tardes, ¿no ha visto usted que el semáforo estaba en rojo?

- Es que soy daltónico

- ¿Qué pasa? ¿ Es que en Daltonia no hay semáforos?

Mientras seguimos el relato ponemos en marcha nuestro hemisferio izquierdo, el analítico y, sin aviso previo, tenemos que cambiar bruscamente a nuestro hemisferio derecho, el analógico, con lo que se produce una confusión, una sorpresa, una breve coexistencia de ambas partes de nuestro cerebro que provoca la risa. Una sensación placentera, liberadora. Por un instante nuestro pensamiento ha dejado de ser dual, basado en la continua elección entre dos categorías, para pasar a ser otra cosa, algo más amplio, más global.

Como la poesía, el humor es una de las herramientas que tenemos a nuestra disposición para trascender las limitaciones que imponen nuestro lenguaje y su producto: el pensamiento racional.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/educar-en-el-humor

Visitas: 41

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio