Un bebedor es alguien que bebe pero un comedor no es alguien que come, sino el lugar donde se come; porque el que come es un comensal o un comilón, según las circunstancias. Dejándonos llevar por la lógica del lenguaje, los comedores deberían llamarse comederos, pero esto solo vale para los animales y no es adecuado para las personas. Así es como se van tergiversando las palabras y como el lenguaje va poblándose de excepciones.

Por ejemplo, en el latín, magister, el que más, era lo contrario de minister, el que menos. El magister era el más sabio, hábil o capacitado, mientras que el minister, en consecuencia, era el que sabía menos, era menos diestro o tenía menos capacidad y, por lo tanto, debía ocuparse de lo menos importante. Pero algo ha sucedido a lo largo de la historia para que, ahora, el maestro esté sometido a los dictados del ministro y no a la inversa.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/los-profesores-profesionales/

Visitas: 68

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio