Viernes, ocho de la mañana.
La jungla habitual permanece aún adormecida.
Entran poco a poco y se depositan en un silencio sepulcral, ajeno a lo habitual, que hace posible comenzar a crear un clima de no agresión que acabe con años de ignominia y frustración.


Lo primero es cohesionar, crear sentido de grupo, espíritu libre donde ninguno frustre las expectativas de los otros y pueda superar años de burla y menosprecio.


Es curioso, pero siempre se inicia con rechazo, con vergüenza, con mutilaciones que se prometen eternas, infranqueables, inasumibles.

Le siguen momentos de respeto, todos lo hacen, el lugar no importa, importa sentir.

Yo no sé.
Yo no quiero.

Vale, no pasa nada, se trata de querer.

Yo no sé.
Yo no quiero.

Vale, no pasa nada, se trata de querer. Y ya que estamos, una pregunta: ¿qué es saber?

Yo no sé.

Tú si sabes, ¿qué es saber? Yo lo puedo hacer mejor, tú también.


¿Hoy puedo?
Claro, si quieres.

Lo has hecho mejor de lo que pensabas.

¿Puedo empezar yo?
¡Cómo no!

¡Qué bien lo has hecho hoy!
Mereces un aplauso.
Lo ves, puedes.

Hoy lo he hecho mejor.

¡Qué bien lo has hecho hoy!

Muy bien, no sólo él puede mejorar. Tú que lo haces tan bien, puedes respirar, entonar. Siéntelo, húndete en las palabras, rózate con ellas.

Roto el maleficio que sujetaba férreo la conciencia de lo posible, ya todo resultaba algo más fácil.

Se instalaba el respeto al otro y a sí mismo. Todos nos encontrábamos en el mimo sendero y caminar disfrutando del paisaje era lo realmente importante, más allá del tramo en que nos encontrásemos.


Por primera vez en años, se sentían parte viva de la vereda.
Si eran roca, evolucionaban, tenían origen, eran suavizadas por la suave brisa o laminadas por el viento, acariciadas por la fina lluvia o arrastradas por la avalancha.

Si eran árboles, cobraban vida, renacía su verdor.

Todos se sentían senderistas y ruta, y avanzaban juntos en la misma dirección, cada uno haciendo su camino.

Y lo que fue guerra, lucha o batalla campal, se había tornado en naciente placer, aún débil, y en hora mágica, en la que hasta el peor momento se disipaba dejando atrás, al menos por un instante, la densa niebla que impedía avanzar.

Crecía el grupo, disfrutaba el momento y la autoestima fraguaba otros logros.

Lo entendiste.
No.

No pasa nada, ya llegará.

Alguien lo hizo. Me lo puede contar.
Sí, yo...Era...

Yo lo digo. Fue...
¡Qué bien!

Bueno eso es lo que decía, pero, ¿qué nos quiere decir?, ¿qué mensaje está escondido esperando que lo encontremos?

Yo sé, dice orgulloso el más avispado. En la botella hay...que lleva escrito...y quiere decir que...
Yo también lo sé, se repite asombrado consigo mismo el rezagado.

Nunca antes había entendido algo que estuviera ante mis ojos. No lo hago mal, pero no me entero. Me lo tengo que comprar.

Y lo compras. Y se lo devora. Y lo comparte en su cárcel.

Y lo compras y no lo saca de su bolso. Se vuelve amarillento y gastado. Al año siguiente lo presta y lo recupera. Lo sigue llevando, pero ya no está solo.

Cinco años ya, tras el descubrimiento de la pócima, nunca me había sentido defraudado, por difíciles que fueran al principio, por malas que fueran las rachas o peores que fueran el resto de instantes. Momento mágico en el que se sembraban futuros personales.

Historias increíbles sucedieron que se grabaron en la magia. Todas merecedoras de ser contadas por Gigi Cicerone y escuchadas por Momo.

Desde la historia de Llena y Abán, hasta la de Noé, sin olvidarnos de la de Eu y Cris y otras tantas. Todas tomaron cuerpo y merecen ser encontradas en el camino. Quizás algún día.

No sé como sucede, pero la piel se nos puso de gallina, los pelos se nos erizan y las lágrimas cuesta retenerlas.

Tanta paciencia, yo no podría.
Si yo te contara.

La frustración también se queda en el camino.
El mejor intérprete que es cortado, el que abandona antes de la oportunidad, el que es reo temporal y después de probar la miel se nos escapa.

La esperanza también permanece, ilusionada con que algún día la semilla brote y ayude a interpretar lo importante y lo distinga de lo accesorio mientras lo disfrute.

Es mágica, mas no hace magia, sólo la evoca y la invoca, algunas veces hasta la provoca.

La jungla se despierta, son las nueve y ya nada es lo mismo, aunque siga igual.

El último día, los dos rezagados, los dos que más habían avanzado, escuchan impávidos la música infantil que marca el fin. Siguen en la faena, leyendo y escuchando en inusual rima. Termina y hablamos, nos cuestionamos, respondemos, opinamos y nos despedimos.

* Sobre Momo

Visitas: 62

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Comentario por Jesús Hernández González junio 23, 2009 a las 6:03am
Gracias Nicolaas y Mariel Borgatta por sus comentarios. Hablo de la hora semanal de lectura que tengo con alumnos de 2º de la ESO que pertenecen a un grupo de Convivencia. Inicialmente tienen miedo a leer, pues a algunos les cuesta realmente y sienten vergüenza tras años de abandono. Relato de una manera más o menos literaria los cinco años de experiencia, en los que esta hora ha sido una placer que se ha rodeado de muchas historias. Desde una alumna que llevaba a todas partes el libro de cuentos que le regalé y lo tenía amarillo de tanto usarlo, hasta el de otro que encontrándose en un centro de menores entendió por primera vez algo que leía, le regalé el libro porque se lo quiso comprar el primer fin de semana de permiso después de meses y se lo leyó de arriba a abajo, lo leyeron todos sus tutores y en sus palabras, hasta el más tonto leyó algún cuento.

Me alegro que les haya gustado.
Comentario por Mariel Borgatta junio 23, 2009 a las 3:01am
Hola, lo comencé a leer y me lleno de intriga, y algo de temor, pero luego entendí el sentido y realmente muy pero muy lindo.
Mariel (Argentina)
Comentario por nicolas junio 23, 2009 a las 2:41am
¡sencillamente esupendo!

Foro

Ofrece tu blog... o tu sitio web 902 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Juan Lazo Miranda 11 Sep 2018.

Disco duro virtual:Subir nuestro archivos a la red 1 contestación 

Iniciada por Victor Rafael en Varios. Última respuesta de Delia 30 Mar 2018.

Retos de la sociedad del conocimiento 40 contestaciones 

Iniciada por Ferran Ruiz Tarragó en Metodología. Última respuesta de Arquimedes José Mundaraín Rojas 13 Dic 2017.

EDUCACION GRATUITA EN URUGUAY

Iniciada por Norma Borges Perdomo en Proyectos 13 Feb 2017.

MAPA INTERACTIVO Las LLaves del Clarinete

Iniciada por Prof.Manuel Gago Fernández en Herramientas 4 Ene 2017.

Miembros

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

2019   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio