La ciencia se sustenta en la observación. Se elabora sobre los datos, sobre aquellos sucesos del espacio-tiempo que somos capaces de percibir y medir. Sin medida no hay ciencia, al menos tal y como la concebimos ahora.

A partir de los datos, sometidos a un tratamiento matemático que los compara, los relaciona, los agrupa, los predice y les da coherencia, se construyen las leyes y teorías que integran la explicación científica del mundo. Una explicación matemática y, en consecuencia, objetiva; porque las matemáticas son, o se consideran, el máximo exponente de la razón.

Observación, hipótesis, experimentación, formulación de leyes y teorías y construcción de modelos, y vuelta a empezar cada vez que las observaciones contradicen las leyes, teorías y modelos construidos. Este es el método científico clásico, tal y como nos lo cuentan en los medios de comunicación y tal y como nos lo contaron en los años escolares.

En resumen, la ciencia se ocupa de producir modelos que concuerden con los datos, los justifiquen y los predigan; es decir, sean capaces de anticipar cómo va a transcurrir el futuro y nos otorguen la capacidad, cuando nuestra tecnología nos lo permita, de manipularlo.

Esta actividad de construir explicaciones que den cuenta de lo que pasó, lo que está pasando y lo que pasará no es exclusiva de la ciencia moderna, sino consustancial al ser humano. Tiene mucho en común con la religión y la filosofía y, aunque se pretenda, no se puede separar de ellas.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/observacion-y-certeza

Visitas: 102

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio