Cruz de piedra en memoria del accidente aéreo de Turégano, frente al Molino de Paco. Leyenda en la cruz: "En memoria de Ramón de la Cuesta y Diego Valcárcel, 1936"

¡ Dios mio, nos han dado Valcárcel...! Debieron ser las últimas palabras del piloto antes de que aquel bimotor se estrellase en medio del trigo. Una gran nube de polvo y fuego precedió a una lluvia de billetes. La aeronave, que había salido del aeródromo de Escalona ´llevaba pocos minutos en el aire y cubría una misión del frente nacional para el pago de la guerra civil recien comenzada. El servicio de inteligencia del ejercito republicano había funcionado y otro avión salió al encuentro. Paco venía del reparto de harina con la recua de burros cargados de trigo y presencíó el accidente a 200 metros de distancia. Otros dos hombres de campo, corrieron hacia los restos mientras los burros asustados tomaron la querencia del molino que estaba enfrente. A Paco le pudo más el instinto de recuperar sus animales y la carga de trigo que el acercarse a los restos ardientes del avión. Su mujer ya no le permitíó volver al lugar del accidente hasta que no llegó la guardia civil. Sin embargo los primeros en llegar. testigos como Paco, ya se marchaban cargados de billetes cuando la autoridad civil, acompañada de un par de docenas de vecinos de Turégano llegaron al lugar del suceso y acordonó el lugar, que aparecíó a la vista de todos como un infierno dantesco alfombrado de billetes, de hierros retorcidos y restos mortales de los dos oficiales, La cautela de aquellos dos primeros testigos les permitió mejorar notablemente su vida y la de sus descendientes mientras que a Paco solo le quedó el recuerdo y la estampa de la cruz de piedra que se colocó en memoria de los caidos.

Una cruz tan solitaria como aquella se nos acaba de plantar a los Directores/as de escuelas e institutos al llegar a los centros en el comienzo del curso, en el que de nuevo se nos reparten las hostias de la comunión legislativa en la primera misa rezada, en la que no se ofrece el cáliz del vino para que la oblea no se pegue al paladar. El nuevo Reglamento Orgánico de Centros (ROC) andaluz, tiene de huevos una docena, media de novedades y media de mandatos a los Directores. Seremos los Directores los que bajo la especial tutela del mamotreto legal vayamos configurando el Plan de Centro y su Proyecto Educativo. Mal deben andar las gallinas que la puesta de tal docena ha costado todo un curso y en el desarrollo de decretos y órdenes se van dando bandazos, ahora te quito reducciones horarias para los coordinadores de planes, ahora te las doy. ahora te facilito un horario de adaptación , ahora te lo capo. Y tanto tiempo para tan insulso resultado no es lo más alarmante, sino que la empresa que nos queda a los directivos para su difusión en los Claustros y las Comunidades Educativas es tan inviable como el vuelo de aquel bimotor tras la ráfaga del enemigo. No es suficiente con una sesión en Claustro, ni con una lectura rápida por la Inspección, porque la gente no educa, ni enseña, ni resuelve conflictos bajo los pliegues de un documento legal. Los colegios seguirán funcionando a pesar de tantas normas. En una ocasión Gimeno Sacristan dijo que "tanta norma no permitía un buen funcionamiento de nada". ¿Es que no hay nada hecho en los Colegios?, ¿es que los centros no se tienen suficientes papeles y documentos ya, en los que se reflejen los Planes de Centro, Curriculares, Anuales?. De lo que se trataría es de modificar solo lo necesario en base a unas pocas novedades. ¡ Pero si el 95% ya estaba redactado en la mayoría de los centros en los dos últimos años! . Solo sería cuestión de que todo el profesorado asumiese esa docena de cambios y se pusiera manos a la obra a componer una buena tortilla. Se trataría solo y ni más ni menos, que de cocinar "tortillas de dos huevos" y de esas sabemos hacer todos los maestros/as, no las tienen que freir solo los Directores/as. Una de convivencia e igualdad, una de participación en los órganos colegiados, otra de plantear medidas prácticas en la función tutorial, una más de coordinarse bien en los equipos de ciclo y departamentos, la de formarse realmente en competencias básicas y en nuevas tecnologías, que por ahí van los tiros...y la que completa la media docena de participación democrática en comunidades de aprendizaje. Y puedo asegurar que para eso no hacen falta 75 folios de normativa. Hacen falta buenos cocineros, Directores/as a los que se les apoye más allá del papel mojado del BOJA. Y hace falta una apuesta clara a nivel económico para profesorado y dotaciones. Les aseguro que los que reparten los recursos de educación, los cupos de profesores, no pueden depender de los catadores de economía y hacienda. Esa gente no tiene ni idea de tortillas.

Al final, en un par de años, algún documento, tan poco conocido como el accidente aéreo de Turégano, hará referencia a unos mal llamados y peor interpretados planes de calidad y su alfombra de billetes, de la que han cogido porción una parte de los docentes. Cada cual ha tomado lo que le ha dado tiempo antes de que desde arriba hayan dicho que hay que evaluar primero lo que se quiere cobrar. La " guardia civil educativa " no está para hacer muchas preguntas. ni a los alumnos/as, ni a los docentes, ni siquiera a los comandante de puesto. Solo habrá una reseña en alguna rueda de prensa con el porcentaje en el descenso del fracaso escolar a modo de cruz de piedra.

Me siento como mi abuelo Paco cuando miraba la cruz, como "un tonto de baba", tengo una sensación como si hasta ahora no hubiese hecho bien ninguna tortilla. Mira que llevo hechos planes y documentos en el Colegio y me invade cierta soledad como la que desde niño me producía la cruz cuando pasaba ante ella, como si tuviese que comenzar de nuevo a subir la bola del mundo a cuestas por la montaña, cual Atlas. No me gusta tanta normativa, tanto articulado, me gusta como dice Benedetti " la gente que sabe lo que hay que hacer y que lo hace..." Las leyes no educan niños, son los docentes y estos se encuentran solos y un tanto acosados por tanto cambio, tanta ley nueva con tan pocas novedades de calado. Como decía el maestro de la película EL Abuelo: " A mi me va a decir Usted señor Conde, lo que es soledad, que voy por el tercer perro enterrado".

A mi me van a decir que la Norma hace escuela, que voy por la tercera ley orgánica sepultada

Visitas: 47

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Foro

La enseñanza con las nuevas tecnologias, ¿es hoy mejorable?

Iniciada por Modesto Vega Alonso en Proyectos 22 Abr.

Divulgación de la Música como Arte

Iniciada por Pedro Jiménez Ponce en Buenas prácticas 2.0 19 Abr.

Ofrece tu blog... o tu sitio web 904 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Anthony Enríquez 14 Nov 2019.

Difunde y comparte tu Buena PrácTICa 2.0 73 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Anthony Enríquez 14 Nov 2019.

Disco duro virtual:Subir nuestro archivos a la red 1 contestación 

Iniciada por Victor Rafael en Varios. Última respuesta de Delia 30 Mar 2018.

Miembros

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

2020   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio