El otro día recibí una felicitación navideña de un partido que quiere ser muy de izquierdas, con unas imágenes bastante áridas, como las de la sabana siberiana de la antigua URSS. La abrí con la desgana que se abren las penúltimas felicitaciones de estas fechas y di un respingo de sorpresa por lo que allí ponía: "Feliz solsticio de invierno..." . Lo primero que se me vino a la cabeza fue preguntarme ¿cómo puede haber gente tan enrevesada? .

Esta anécdota vino a confirmar mis sospechas sobre lo que está pasando en los Colegios con algunas tradiciones. Cambian los tiempos, el laicismo va calando hasta en los libros. Con lo bonitas que quedaban las fotos de Navidad. en la 5ª unidad didáctica. Ahora las imágenes acompañan, pero no ilustran como antes. Había no hace mucho en los libros referencias escritas explicativas de "los Santos", que así llamaban los antiguos a las fotos, Con los actuales, a mi pobre compañero Fernanduco de 5º de EGB, a quien Dº Segundo le dijo muy serio que habia copiado en el examen porque a la pregunta ¿cuáles son las partes del ojo?, el había escrito, mirando al libro que abrió con un ágil movimiento del pie izquierdo: "Cornea, cristalino, iris, (ver figura 7) ", no le habrían suspendido.

Hace tiempo que Berstein investigó y escribió que el lenguaje del alumno tiene un rendimiento directamente relacionado con su clase social. Trasladen esto a los adultos y comprenderán porque triunfan en las televisiones los tarados de turno. Debería ser la palabra la que generase imágenes y simbología social. formar juicio crítico, democratizar, ser vehículo para la convivencia y el respeto, Sin embargo y en ausencia muchas veces de las palabras, son las imágenes las que nos condicionan, desvirtuan la realidad y acogotan las costumbres. La escuela no deja de ser un reflejo de lo que pasa en la calle y se está perdiendo la práctica con el lenguaje hablado, el oral y el no verbal en favor del digital y de la imagen. Y por eso, las imágenes de la "apisonadora americana y anglosajona" nos están comiendo el terreno. "Halowen" , "Papa Noel," "San Valentín", " "El día de mamá y de papa", son más potentes que muchas de nuestras "rancias" tradiciones populares y nuestra cultura oral. No falta mucho para que nos llegue el "Día de acción de gracias"

Pero ¿qué ocurre si la simbología de nuestras imágenes, las de nuestras tradiciones, se desnaturaliza y se distorsiona a gusto de discursos radicales camuflados de modernismo ?. Pues que se producen situaciones disonantes que solo buscan protagonismo y que consiguen a la postre cierta desculturalización del entorno en aras de una mal llamada integración social . Incluso algunos "sabios pedagogos o psicólogos" se les llena la boca diciendo que la escuela debe responder al laicismo y a la multiculturalidad, respetar las diferencias y abogar por la integración social, religiosa etc. Esto está muy bien, pero ¿porqué no defender cierta inmersión social del que llega?. O lo que es lo mismo, yo le digo lo que tenemos aprobado y hacemos en este Colegio y Usted lo elige para sus hijos o no...

De esta forma no se darían tantas situaciones como las que se están dando en los centros educativos, en las cuales los Equipos Directivos y los Consejos Escolares tienen que debatir peticiones o denuncias de lo más dispares sobre la participación del alumnado en actividades complementarias y extraescolares relacionadas con la Navidad. Para muchos padres y profesores "modernos" el conjunto de tradiciones navideñas, por mucho arraigo con el entorno que tengan, no dejan de ser cultos o ritos religiosos. Y por tanto, o boicotean actos y actividades o simplemente las denuncian. ¿Será cuestión de aparentar, de dar la nota, de sobresalir socialmente en algún colectivo o salir en la tele como cualquier famosillo?

Recuerdo como una madre, de entre las de mis alumnos/as de Párvulos de hace 22 años, moderna ella eso si, ante mi petición de traer pintura de dedos, apareció con toda la colección de una famosa marca de pintura de uñas. No le interesaba tanto la pintura como el demostrar al profesor de su hija que ella compraba en el Corte Inglés. Curiosa confusión de objetivos, como la de comparar la visita a un Belén en Sevilla con la peregrinación a la Meca.

Los DIrectores de los Centros, los docentes, tenemos aún suficiente margen para crear un ideario, o si esta misma palabra suena a ortodoxia, un decálogo escrito de tradiciones, de costumbres del lugar, de cultura oral o escrita, que fuesen aprobadas en el Plan de Centro. De esta forma todos los alumnos/as que se matriculasen en un Colegio conocerían de antemano que en ese centro se celebran ciertas actividades y sus Padres serían conscientes de lo que se pretende trasladar a los alumnos y alumnas.

Lo que se está consiguiendo es arrinconar la tradición cultural, lo que hacían y contaban nuestros abuelos, nos están descafeinando culturalmente. Cada vez hay más impedimentos para educar en tradiciones, Los Belenes son una reminiscencia de la tradición judeocristiana, la matanza del cerdo es inasumible por el sufrimiento del animal y hasta se han atrevido a denunciar la presencia de los "Niños de San Ildefonso " en la Lotería. de Navidad. Cualquier día alguien denunciará que no hay paridad de género o de raza en los Reyes Magos.

¿ Quiénes son estos personajillos denunciantes con afán de protagonismo y estrechitos mentalmente?, Cualquiera. Son producto de nuestra sociedad, una sociedad sin apenas valores, con pocos principios y algunos equivocados. Y es que en este pais la frase que "más pega" en estos momentos es esa de "viva la Repúbica independiente de mi casa..." Trasladen lo que encierra esta frase a los Colegios y así nos va. En definitiva, que el solsticio de invierno o los Reyes Magos les traigan buenos regalos y equilibrio mental a los maestros y maestras, que falta nos hace.

.

Visitas: 116

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Comentario por Antonio Junquera Méndez enero 7, 2010 a las 10:28am
Esta mañana me tome un vaso de leche desnatada con una rebanada de pan integral de molde, sobre ella unté una deliciosa margarina coronada con mermelada de ciruela sin azúcar añadida. Mientras tanto estaba sonando en la tele “Gran Hermano”, aunque la verdad no le hacía mucho caso, pues sonó mi móvil en el que un número desconocido con voz no muy familiar me hacía ofertas sobre una línea ADSL de 10 megas sin cuota de alta y a un precio módico. Me costó librarme de la llamada sin ser grosero, ya que según la operadora las ventajas de la conexión con su compañía era la mejor del mercado, y le falto un pelo para llamarme un “negador” de las delicias que ofrece la modernidad tecnológica.

¡Vaya por Dios! ¡Hoy toca quitar el árbol de Navidad!, ¡se me había olvidado!. Procedí a desmontar los adornos que cuelgan del arbol... las bolas rojas con las bolas rojas, las doradas con las bolas doradas,... ¡leches, cuanto espumillón! ¿cómo estaba colocado todo esto? .... Falta por recoger los cables con las bombillitas de colores, que además tiene una musiquilla estridente de “Merry Christmas” a toda pastilla...Bueno ya está todo recogido. Dentro de 11 meses amontar otra vez todo este cirio.
El próximo año creo que montaré el Belén, que realmente queda mucho mejor y es bastante más divertido y creativo. Antes me tomaré una buena tostada de pan candeal untado con ajo y empapado con aceite de oliva ... -Uhmmm... se me hace la boca agua...- y con un café con leche de esos a los que tienes que quitar la película de nata con una cucharilla... y espero que no me interrumpan el momento con nuevas ofertas telefónicas de lineas de ADSL con más y más megas.

Un saludo y Feliz año.
Comentario por Luis Miguel Iglesias Albarrán enero 6, 2010 a las 9:33pm
Valores ... valores ... valores.

Vaya tela ... Así luego nos luce el pelo.

Interesante reflexión, sí señor. Espero que el 2010 ayude a paliar en algo, está crisis de valores, que es bastante más preocupante, y diría yo, causante de la crisis económica que no está consumiendo.

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio