El aprendizaje, la información o el conocimiento no son exclusivos de las instituciones de enseñanza

El impacto y uso educativo de las TIC se desprende la necesidad de preguntarse por la finalidad y el sentido de la educación, desde la educación básica  a la Univer­sitaria, tomando en cuenta la formación continúa. ¿Educar para una ciudadanía responsa­ble o educar para un mercado inconstante? La respuesta que dé la sociedad (cada país, incluso cada Escuela) demandará políticas educativas con calidad de coherencia entre lo que se intenta conseguir y las formas más apropiadas de hacerlo. En este proceso, los pensamientos actuales sobre los niveles educativos, la representación del conocimiento, la evaluación y los procesos de enseñanza, tendrán que ser extremadamente analizados.

Hasta hoy el aprendizaje, la información o el conocimiento no son exclusivos de las instituciones de enseñanza. Alumnos y las alumnas están sumidos de forma diferente y con distinta profundidad en múltiples entornos de experiencia —en los que los multialfabéticos me­dios de comunicación social representan un papel importante— que les permiten apren­der permanentemente. De ahí la importancia de: (1) conectar de forma fructífera lo que sucede dentro y fuera de la Escuela; (2) considerar que el aprendizaje se produce a lo largo de la vida y de forma amplia (en cualquier circunstancia); (3) garantizar en la Escuela un aprendizaje profundo, con sentido y orientado a la comprensión. La pregunta que surge es: ¿cómo introducir en la Escuela los procesos y recursos a través de los que el alumnado aprende fuera de ella, y viceversa?

El avance de la ciencia sobre todo de la información hace que haya un gran acrecentamiento de las fuentes de información, el conocimiento se hace más comple­jo y menos permanente. Los estudiantes necesitan mucho más orientaciones para el manejo de la información además del andamiaje para dar sentido, no solo a las disciplinas y a los temas que estudian, sino también al mundo que les rodea.

Es por demás  evidente que los estudiantes se involucran, aprenden más y nos posibilitan aprender de ellos y con ellos, cuando se les plantean tareas de aprendizaje integradas, que les permitan explorar, investigar, aprender de forma autónoma, crear, expresar su autoría, competir y, a la vez, compartir. Las preguntas serían ¿cómo convertir los currículos con un tratamiento  multidisciplinario y transdisciplinario a partir de planteamiento de  problemas a in­vestigar? y ¿además de cómo evaluar el aprendizaje positivo?

Las actividades y experiencias de aprendizaje propuestas a los estudiantes han de permitir ampliar su diálogo con la disciplina, el tema o el problema de estudio. Lo primero es que debemos seleccionar y codificar  la información, En un mundo complejo y cambiante, el sistema educativo, más que pretender tener todas las respuestas, tendría que entrar en una pedagogía de las preguntas.

Los docentes mejor preparados para sacar los mejores frutos de las TIC son aquellos que se posicionan más como autores, creadores y gestores que como consumidores, y posibilitan que sus estudiantes también transiten de un rol reproductor a un rol creador, colaborador y responsable de su propio aprendizaje. En este proceso, las redes colaborativas tienen un papel importante.

La formación inicial y permanente del profesorado de todos los niveles del sistema edu­cativo considera un tema pendiente. La mayoría de los docentes, incluso los que a su vez los formadores de formadores, no dispone de un elementos que le permita entender y poder utilizar las tecnologías digitales actuales —versátiles y multialfabéticas— y vislumbrar los cambios, que su uso generalizado está produciendo en la forma de representar y valorar la información y el conocimiento, y de relacionarse con él. Lo mismo es aplicable a los responsables de las políticas educativas.

Las políticas educativas, pero también las instituciones de enseñanza, tienen un papel importante a la hora de estrechar o ampliar la brecha digital, que no deja de ser una fisura social. Es imposible poder avanzar hacia  la educación inclusiva si no se tiene en cuenta la inclusión tecnológica.

Visitas: 144

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio