Charlando en casa sobre la educación en nuestro país y contrastando la experiencia educativa en España con la de otros países, en mi caso, la de Estados Unidos, quisiera apuntar brevemente una idea para la reflexión. Una de las creencias o actitudes que suponen un grave problema para nuestra educación es que, tanto en la enseñanza universitaria como en la secundaria, la mayoría del profesorado no siente la corresponsabilidad en el éxito en el aprendizaje del alumnado. Si un chico fracasa en las pruebas, no logra superar objetivos mínimos, o "deserta" del sistema escolar los profesores tienden a sentirse desbordados por la situación. Una parte considerable del profesorado se siente impotente y se encoge de hombros, otra se siente frustrada, casi enojada, y de manera defensiva echa balones fuera: familia, falta de disciplina, falta de esfuerzo, falta de interés... Oh tempora, oh mores...Nosotros, sin duda, estudiábamos más, no teníamos tantas distracciones (móvil, playstation, tuenti, la red al servicio del ocio...), ergo leíamos, estudiábamos, nos aplicábamos...
El tema es complejo, no se puede caer en simplificaciones, por tanto, no creo que haya una única respuesta a estos problemas. Sin embargo, desde aquí, quiero apuntar a un paso en el proceso de enseñanza/aprendizaje que ha quedado a menudo olvidado en la práctica: la evaluación del profesor,la autoevaluación. En realidad, quizás por la tradición histórica autoritaria que aún vive en nuestra sociedad, evaluación se ha equiparado a juicio sumario. Necesitamos hacer el esfuerzo de olvidar esta connotación y planteárnosla como beneficio y no daño. La evaluación no es sino una reflexión serena y profunda sobre el ejercicio de la enseñanza: valorar si se han cumplido los objetivos, indagar las causas por las que no se han cumplido para, de este modo , mejorar la situación y las acciones que están en nuestra mano es un ejercicio necesario para ir avanzando como profesionales de la educación.
¿A quiénes enseñamos? ¿Qué enseñamos? ¿Cómo enseñamos? ¿Por qué lo que enseñamos en las aulas no les llega a nuestros alumnos? ¿Por qué no conseguimos despertar su curiosidad? ¿Qué es lo que sí les gustó, les motivó, puso en movimiento su capacidad de aprender, su curiosidad ante la realidad y ante sí mismos?
He aquí algunas de las preguntas que podríamos plantearnos, tras ese final de curso agotador. La queja desgasta, el desánimo paraliza, echar balones fuera no tranquiliza del todo... ¿Y si los sustituyéramos en la sala de profesores y los claustros por reflexiones fundadas que nos llevasen a otros caminos, más actuales, más democráticos, donde el alumno se sienta irremediablemente y de verdad protagonista en el proceso de enseñanza-aprendizaje?
Quizás una metodología que incorpore las TIC sea uno de los senderos hacia ello.

Visitas: 256

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Interesantísima reflexión la que nos planteas, Mª José.

Estoy seguro de que somos much@s l@s docentes que nos hacemos estas preguntas y que abogamos por una evaluación de la práctica docente como medio indispensable para hallar los mejores caminos hacia el éxito escolar.

También creo que son demasiad@s l@s docentes que echan la culpa de los deficientes resultados que obtienen a todo lo que les rodea antes que a sí mism@s.

Seguro que en la evaluación se encuentran las claves educativas. Desde mi punto de vista, la evaluación del alumnado debería optimizarse para recoger el esfuerzo, la colaboración y el aprendizaje sólo después de haber potenciado esas variables en el transcurso del proceso educativo. Y para ello, previamente, la docencia debería autoevaluarse para constatar el grado de cumplimiento del profesorado en cuanto a su propio esfuerzo en buscar la motivación del alumnado, su apuesta por la innovación y colaboración entre docentes y su disposición a promover el aprendizaje activo y centrado en el sujeto educativo.

Las salas de profesores se autorreplican en un camino sin sentido alrededor de los ejes que sustentan la inercia del sistema.

Y así nos va. O así nos ha ido hasta ahora...

Yo también espero que muchas cosas cambien y que las TIC nos acompañen.
Alberto, gracias por tu comentario. Que las TIC nos acompañen, efectivamente, y que la innovación y la creatividad no nos abandonen. Si no es así, apañados vamos los docentes.
No neguemos la existencia de factores muy importantes no dependientes de los docentes.

El ambiente que hay en las aulas con muchos grupos frecuentemente refleja una base educativa "social" poco conveniente (no estoy hablando de conocimientos, sino de actitudes). Incluso los problemas siguen apareciendo con muchas actividades escolares en teoría muy innovadoras, motivadoras y bien planificadas (y a veces más).

También hacen falta nuevos recursos y normativas innovadoras eficaces, o poco se va a poder remediar; y las TIC van a tener mucho que ver (quien siga "miope" ante el hecho TICD, pronto se estrellará).

Y es aún más necesario un cambio de actitud en nostr@s, los docentes (tod@s y cada uno de nosotr@s a su nivel, pero también según sus circunstancias).

Pero no neguemos la existencia de "titanes sociales" muy difíciles de doblegar.

Eso de "¿Fracaso escolar? No. Fracaso social." tiene mucha base. Entre otras cosas, porque la escuela es, sobre todo, una institución que generan las sociedades casi a su imagen y semejanza (entre comillas), tanto para la bueno como para lo malo.
Antonio, gracias por tu comentario.Totalmente de acuerdo, el fracaso es social, el tema es complejo y los docentes no podemos echarnos toda la carga sobre nuestras espaldas. Sin embargo, como decía Freire, es necesario denunciar y anunciar a la vez, y yo añado: nunca renunciar. Un saludo.
Totalmente de acuerdo con tus planteamientos, pero, siempre hay un pero, en mi escuela en todos los lapso se hacen la evaluación de los docentes, todos bien, perfectos, 20 puntos, pero el problema no somos los docentes es el hogar que no esta funcionando, si citas a un representante resulta que es mas grosero que el propio alumno, y en otros casos los representantes le temen a sus representados, quiero con esto dejar claro que el problema no es de los docentes
Totalmente de acuerdo con tus planteamientos, pero, siempre hay un pero, en mi escuela en todos los lapso se hacen la evaluación de los docentes, todos bien, perfectos, 20 puntos, pero el problema no somos los docentes es el hogar que no esta funcionando, si citas a un representante resulta que es mas grosero que el propio alumno, y en otros casos los representantes le temen a sus representados, quiero con esto dejar claro que el problema no es de los docentes
Todo eso que dices Santiago, y que es totalmente cierto, es el resultado de la quiebra del concepto de autoridad y de la abolición o merma de los mecanismos donde se sustentaba.
Por alguna razón compleja de orden sociológico, se llegó a pensar que la autoridad era una rémora del pasado y que se podría crear un mundo feliz y justo prescindiendo de ella. El resultado está a la vista, pero la solución parece inalcanzable, porque si bien es muy fácil y divertido evolucionar hacia el desorden (aumento de entropía) resulta muy difícil remontar la entropía.
La prueba la tienes comparando lo fácil que es romper una copa de cristal y lo difícil que es recomponerla. La autoridad es el vaso de cristal donde los niños beben la educación.

Saludos.
Estoy muy de acuerdo con lo que dices. Yo también he enseñado en EEUU y en otros paises donde el profesorado está en una dinámica más enfocada al éxito escolar y como conseguirlo haciendo autocrítica constructiva de su actuación, ejercicio metacognitivo puro y simple, o ¿acaso no entraría eso en nuestra práctica docente? para empezar estamos trabajando con personas de las que esperamos que aprendan y en cambio poco sabemos de los procesos de aprendizaje. No se trata tanto de fijarse unos resultados de éxito en cifras (esas son manipulables), sino reales. Hay mucho profesorado que se resiste a abandonar su estatus intocable y cómodo, pero sus dias estan contados, por suerte hay una corriente hacia el cambio que va empujando con fuerza, esta pasa por una revisión de la formación inicial del profesorado. Por parte de la administración educativa creo que debería haber más apoyo a las iniciativas innovadoras, que las hay, y más control en los centros educativos sobre la tarea del profesorado, para que vaya también en una dirección innovadora. Demasiadas losas a mover pero se va haciendo.
Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que comentáis, para empezar estamos delante de un fracaso social y ante todo, de un sistema educativo que no funciona. La teoría de la escuela inclusiva es muy bonita pero no a la práctica.
Este año he pasado a la Primaria forzosamente después de veinte años de estar en adultos. Resulta que en una escuela deben haber un máximo de un 5% de casos de adaptación curricular cuando, en mi escuela, estamos entre 10 y un 30% por aula. ¿Cómo se resuelve ésto?
Por otro lado, la Administración no valora lo que tiene. Al igual que yo, somos muchos los maestros que nos hemos ido especializando en la educación que impartíamos (en mi caso, adultos) y nos hemos visto obligados a marchar a otro ámbito donde toda nuestra experiencia, cursillos, etc. se ha quedado guardados en un cajón.
Son muchas cosas las que fallan y es la Administración la que debe reflexionar sobre el potencial que tiene y cómo utilizarlo delante de una realidad evidente. En cambio, sólo hace que fijarse en modelos exteriores que difícilmente se adaptan a nuestro país, como es el caso de la famosa semana de febrero que es cuando los alumnos están de lleno en el curso o ampliar horarios y días en las fechas más calurosas, que el trabajo en las aulas se hace insoportable.
Por mucho que los profesores reflexionemos, nos autoevaluemos, seamos más autoritarios, etc. hemos de tener el apoyo del que manda y nuestras opiniones se han de tener en cuenta y eso, por las decisiones que toman, está bien claro que no sucede.
Interesante las reflexiones planteadas. Si bien, en cada una hay un problema a desarrollar mucho más, hay también en cada uno una luz de esperanza. Todos coicidimos que este sistema se hace agua, que hay que implementar variadas medidas para poder lograr lo q esperamos. Somos un reflejo de la sociedad, como personas y en el sistema en el cual nos desempeñamos. Con esto no pretendo máximizar el problema para no pensarlo, pensarnos.
Si bien, las situaciones hogareñas, que nos presenta este post modernismo están incluidas en la discusión, no debemos olvidarnos de nuestro rol. El cual por momentos ha quedado totalmente caduco, por ejemplo en la nueva realidad virtual. Es necesario, un cambio de pensamiento del colectivo docente, como a su vez hacernos más fuertes para poder denunciar las lagunas de un sistema totalmente contradictorio,las carencias a la hora de desempeñar nuestra labor. La necesidad de un colectivo reflexivo e unido es prioritaria en estos momentos de la creación de un nuevo tejido social.
Hola Maria José,

Después de haber leído los diferentes comentarios con los cuales coincido totalmente me gustaría volcar en este posteo mi opinión.
Creo que han habido muchas modas desde el conductismo al aprendizaje significativo constructivista, el aprendizaje colaborativo y creo que en el medio muchos docentes se han olvidado que están PARA ENSEÑAR. Como director y como tío he observado en muchos docentes la tirada de kilométricos trabajos prácticos y me pregunto ¿Cuándo enseña el docente? Si bien uno puede o no tomar los comentarios de los alumnos, recuerdo el año pasado un grupo de alumnos me decía: "tenemos un profesor que lo único que hace es darnos trabajos prácticos y está 5 semanas en su banco leyendo el diario o haciendo nada, no nos enseña"

Recuerdo mis años de primaria, en todos mis años, nunca vi como hoy, padres corriendo o tíos (en mi caso) para ayudar a sus hijos a completar trabajos prácticos, que a veces no podemos resolver a pesar de que hemos pasado por diferentes niveles educativo. Cuando era niño, lo único que hacían mis padres era controlar que me sentara e hiciera mis tareas, pero siempre venía con todo claro del colegio, y tampoco era que nos llenaban de tareas. Yo creo que la clave está en las prácticas docentes, el docente debe estar para acompañar y enseñar, de lo contrario me pregunto: "para que están las escuelas"
También es importante el acompañamiento de los padres con la escuela, y la valorarización de la escuela, algo que se ha perdido desde la sociedad toda ¿Hay alguna investigación sobre este tema? El porqué ha perdido status la escuela dentro de la sociedad.

Creo que hay que poner de todos lados un poquito y de esta manera llegar a lograr objetivos. La escuela se encuentra con profesores en las aulas enseñando con modelos del siglo XIX a alumnos del siglo XXI, en donde debido a la universalización de la internet han aparecido nuevos medios de comunicación y herramientas, como así también nuevas formas de escritura y lectura. Nuevas formas que deben ser abordadas desde las instituciones educativas, ya que la Escuela no puede continuar aislándose del vivir diario de la sociedad, pero para eso necesitamos docentes comprometidos, docentes que no digan "yo no me voy a capacitar" a mi no me pagan los sábados para hacerlo", si los doctores tuvieran el mismo pensamiento, nunca se estarían capacitando para mejorar y poder curar a más personas.

Otro tema importante de mencionar es los tiempos de los alumnos. Cuantos de ustedes si en este momento les diera una clase de inglés para el uso del tiempo presente podrán comprender el tema al finalizar la clase? creería que algunos pocos, otros necesitarían más tiempo, más ejercitación, otras formas de acercarlos al contenido, y eso que somos adultos! imagínense nuestros pequeños en las aulas en se les baja la información de la misma manera a todos!!!!!!!!!!!! como si todos fueran iguales y comprendieran de la misma manera. Creo que habría que ver la forma de bajar diferentes contenidos a través de diferentes formas desde lo visual, lo auditivo, el juego, la vivencia, trabajo colaborativo, etc, y de esta manera poder y tratar de llegar a más alumnos, no digo a todos, porque sería imposible, pero si mostrar el contenido de diferentes formas. Hoy las escuelas funcionan en muchos casos, como damajuanas que ponen en boca de sus alumnos embudos y vierten el contenido de la misma manera a todos, olvidándose de la diversidad.
Ojo con esto no quiero decir que todos los docentes son iguales, hay muchos que trabajan para la diversidad, esto implica preparación de clases diferentes, con mucho más material que un libro bajo el brazo o una fotocopia, tiempo extra para la preparación de los mismo, pero esto demuestra que estos docentes son docentes de alma y que no han elegido la docencia como una salida laboral rápida, como sucede hoy en muchas escuelas, en donde muchos han optado la docencia como una salida laboral y obra social.

Son miles la variables que intervienen en el proceso de enseñanza y en el proceso de aprendizaje, los cuales, considero llevan al fracaso escolar, se debería trabajar pero no desde a veces con cursos llenos de tanta teoría que no dicen nada (¿Nunca han asistido a cursos de capacitación llenos de teoría y salieron con nada, sin haber comprendido todo ese léxico tan bonito e incomprensible? Desde mi punto de vista los investigadores y Profesores que se encuentran en lo conceptual mucho mas arriba que yo, deberían bajar un poco a la tierra y mostrarnos sus investigaciones para que las mismas sean útiles para nuestra profesión y no teoría que es imposible de leer o comprender!, Se que no hay recetas, pero deben haber caminos que nos ayuden a mejorar.

Saludos a todos

Juan Domingo Martinez

Esquel-Chubut

Argentina


Otro tema importante de mencionar es los tiempos de los alumnos. Cuantos de ustedes si en este momento les diera una clase de inglés para el uso del tiempo presente podrán comprender el tema al finalizar la clase? creería que algunos pocos, otros necesitarían más tiempo, más ejercitación, otras formas de acercarlos al contenido, y eso que somos adultos! imaginense nuestros pequeños en las aulas en se les baja la información de la misma manera a todos!!!!!!!!!!!! como si todos fueran iguales y comprendieran de la misma manera. Creo que habría que ver la forma de bajar diferentes contenidos a través de diferentes formas desde lo visual, lo auditivo, el juego, la vivencia, trabajo colaborativo, etc, y de esta manera poder y tratar de llegar a más alumnos, no digo a todos, porque sería imposible, pero si mostrar el contenido de diferentes formas. Hoy las escuelas funcionan en muchos casos, como damajuanas que ponen en boca de sus alumnos embudos y vierten el contenido de la misma manera a todos, olvidandose de la diversidad.
Ojo con esto no quiero decir que todos los docentes son iguales, hay muchos que trabajan para la diversidad, esto implica preparación de clases diferentes, con mucho más material que un libro bajo el brazo o una fotocopia, tiempo extra para la preparación de los mismo, pero esto demuestra que estos docentes son docentes de alma y que no han elegido la docencia como una salida laboral rápida, como sucede hoy en muchas escuelas, en donde muchos han optado la docencia como una salida laboral y obra social.

Son miles la variables que intervienen en el proceso de enseñana y en el proceso de aprendizaje, los cuales, considero llevan al fracaso escolar, se debería trabajar pero no desde a veces con cursos llenos de tanta teoría que no dicen nada (¿Nunca han asistido a cursos de capacitación llenos de teoría y salieron con nada, sin haber comprendido todo ese lexico tan bonito e incomprendible? Desde mi punto de vista los investigadores y Profesores que se encuentran en lo conceptual mucho mas arriba que yo, deberían bajar un poco a la tierra y mostrarnos sus investigaciones para que las mismas sean útiles para nuestra profesión y no teoría que es imposible de leer o comprender!, Se que no hay recetas, pero deben haber caminos que nos ayuden a mejorar.

Saludos a todos

Juan Domingo Martinez

Esquel-Chubut

Argentina
¿Coincidencia a o preocupación general para los docentes?.Las preguntas y reflexiones que he leido en este foro tienen la misma preocupación de fondo que en ocasiones compartimos con algunos compañeros docentes aca en Colombia: ¿Que está pasando con la educación y con la profesión docente?. De mi parte estoy de acuerdo que se evalue el ejercicio o la profesión docente, pero que se evalue para mejorar no para castigar la docente, es decir, que la evalución sea para estimular y elevar los niveles de investigación y las diferentes prácticas pedagógicas y medios didácticos que utilizamos los docentes en el aula, no para desmotivarlo y quitarle opciones que le permitan mejorar su calidad de vida y su profesión docente.
Es común escuchar en la sala de profesores de algunos colegios comentarios sobre los estudiantes: no quieren aprender, no hacen tareas, no saben leer, no les interesa mi asignatura, no tienen proyectos de vida, no,no,no,no,no...Pero no hechamos un vistazo a nuestro ejercicio, puede ser que seamos nosotros los que estemos fallando en nuestras metodologías y practicas docentes, por eso creo que es urgente que revisemos y reflexionemos las preguntas que se han planteado en este blog.

Responder a debate

RSS

Foro

Ofrece tu blog... o tu sitio web 904 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Anthony Enríquez 14 Nov 2019.

Difunde y comparte tu Buena PrácTICa 2.0 73 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Anthony Enríquez 14 Nov 2019.

Disco duro virtual:Subir nuestro archivos a la red 1 contestación 

Iniciada por Victor Rafael en Varios. Última respuesta de Delia 30 Mar 2018.

Retos de la sociedad del conocimiento 40 contestaciones 

Iniciada por Ferran Ruiz Tarragó en Metodología. Última respuesta de Arquimedes José Mundaraín Rojas 13 Dic 2017.

EDUCACION GRATUITA EN URUGUAY

Iniciada por Norma Borges Perdomo en Proyectos 13 Feb 2017.

Miembros

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

2020   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio