Redes Sociales y Educación: Si la montaña no viene a Mahoma ...

La llegada de nuevos vientos procedentes de Bolonia con el EEES (Espacio Europeo de Educación Superior) ha puesto en la picota la necesidad de aplicar nuevas metodologías para el aprendizaje, y aquí las nuevas tecnologías habrían de jugar un papel relevante. De ahí que, de repente, todos los agentes implicados en la educación universitaria hayan puesto sus ojos en la Web 2.0, es decir, en todo aquel conjunto de herramientas y servicios basados en la Web que sitúan al usuario en el centro de la creación de contenidos y, a la vez y quizá más importante, le permite interactuar con los contenidos creados por los demás, fundamentalmente, colaborando en la creación o a través de comentarios y calificaciones. Estamos hablando de blogs, wikis y, también, del enorme "boom" de servicios de etiquetado y clasificación de contenidos (vídeos, fotos, presentaciones, documentos, marcadores, etc.) entrelazados con una fuerte componente social.

Resulta curioso , no obstante, comprobar que la mayor parte de las iniciativas de aplicación de nuevas metodologías y tecnologías a la educación haya partido de la educación secundaria, y todas ellas centradas en buscar aplicaciones interesantes, imaginativas o útiles de estas herramientas desde el punto de vista didáctico pero, en mi opinión, con un importante handicap: haberse olvidado o ignorado, en gran parte, la potencia de su carácter social para establecer relaciones de interés entre las comunidades involucradas. Y ahí es donde las redes sociales pueden suponer una auténtica revolución.

Comprendo que algunos profesores crean que lo que digo es casi una broma, pues si entran en alguna de las redes sociales más populares (Facebook, Tuenti, MySpace, etc.) pueden llegar a pensar que gran parte de la actividad allí suscitada es banal, no llegando incluso a comprender la inusitada expectación que se despierta en torno a vídeos, fotos, etc., cuando lo que realmente subyace es la necesidad humana de comunicarse y relacionarse.

Unos pocos números ponen rápidamente de relieve la dimensión del fenómeno en cuestión. Facebook, el líder
internacional, ha acabado el año con 140 millones de usuarios en todo el mundo, aunque se ha encontrado en España con una gran competencia en Tuenti, que ha logrado captar la atención de los internautas universitarios y jóvenes con 2,4 millones de usuarios. Tal ha sido el fenómeno que incluso la hasta hace poco intocable industria del sexo en Internet ha visto reducidos sus pingües beneficios a la mitad, al reducirse obviamente el tiempo que los internautas le dedicaban en beneficio de la participación en redes sociales.

En definitiva, una reflexión más sesuda del tema debería llevarnos a analizar realmente esta nueva cultura social e intentar explotarla adecuadamente. Es decir, la comunidad universitaria, y los profesores en particular, deberiamos plantearnos la forma de aprovechar esta necesidad de comunicación y esta actitud abierta de nuestros alumnos a relacionarse a través de las redes sociales, para poder usarlas como plataformas de docencia.

Es decir, lo que se plantea es un claro cambio del paradigma tradicional donde el alumno se acerca a un aula (física o virtual) exclusivamente a recibir docencia, con métodos más o menos inmersivos, y más o menos atractivos. En cualquier caso, todos reconocemos que, salvo raras excepciones, el alumno está deseando salir de este aula y no parece generalmente muy dispuesto a participar en la tarea educativa. En el caso de las habituales plataformas de carácter docente basadas en el aula (para una asignatura), como puede ser Moodle y Claroline, conozco no pocos casos, y el mío en particular, donde casi hay que obligar al alumno a que participe en un foro, colabore en una wiki, o escriba una entrada en un blog. ¿La razón? El alumno no se siente cómodo, no es su hábitat, no están sus amigos y, sobre todo, la audiencia es escasa y poco interesante (los 10 matriculados de una asignatura).

¿Qué se propone entonces? Ya lo dice el título: Si la montaña no viene a Mahoma ...

Intentemos facilitar al alumno una red social en la que se halle cómodo en todos los aspectos: porque tiene a la mayor parte de sus amigos (en muchos casos, sus amigos son los compañeros de clase), porque puede relacionarse y compartir aficiones con otra gente con la que luego coincidirá físicamente, permitiendo ampliar y continuar dicha relación más alla de la red, porque puede conocer el lado más humano de sus profesores y, sobre todo, y este es otro tema al que habrá que dedicar una reflexión aparte, porque se trata de una comunidad
  • especializada y de intereses comunes: la Escuela de Teleco o las TIC en Galicia, por ejemplo, comunidades donde la fortaleza de los lazos entre los miembros permite compartir conocimientos y aprender en un entorno claramente favorable y homogéneo;

  • y de tamaño adecuado: porque su audiencia es una comunidad suficientemente amplia (no sólo el aula) y en la que puede sentirse que no es un miembro anónimo más entre millones de personas.

Yo estoy convencido de que estas dos características unidas suponen la base de las futuras redes sociales, a las que podríamos llamar redes sociales especializadas.

Si lográsemos atraer al alumno, habriamos dado un paso de gigante, pues sólo restaría que el profesor se acercase al alumno, donde éste está más cómodo, y donde ocupa además cierta parte de su tiempo en ocio y en relacionarse. Aquí están sus amigos, y el entorno le resulta sumamente familiar. Ahora simplemente usará las mismas herramientas pero con una finalidad adicional, la docente. Su página de perfil estará muy trabajada, cuidada y actualizada (es la misma para todo, para sus amigos, para las empresas, y para todas las materias). Por otra parte, al disponer de una audiencia mucho más amplia, la motivación se multiplicará, con el añadido de que, no sólo sus compañeros de clase, sino también sus amigos y contactos, forman parte de esta audiencia.

Es verdad también que una red social, y esta en particular, no está diseñada específicamente como plataforma docente, como es el caso de Moodle o Claroline. Sin embargo, yo, particularmente, estoy desencantado desde su concepción con ese modelo que propugnan, centrado en el aula y en la asignatura. Además, he podido comprobar como la inmensa mayoría de los profesores sólo usan estas plataformas como un repositorio de documentos y un mecanismo para enviar mensajes y, en algunos casos más, para resolver dudas o cuestiones a través de un foro. Si este es el caso, las redes sociales, y TIC TAC en particular, ofrecen eso y mucho más y de forma mucho más elegante y fácil de usar. No obstante, cabe decir que aquellos que usen todas las posibilidades que ofrece una plataforma específica como Claroline o Moodle y no sean capaces de incorporarlas en la red social, a pesar de que hay disponibles cientos de aplicaciones (widgets) y posibilidades, harán bien en seguir allí. No obstante, en un futuro artículo, intentaré analizar y comparar ambas aproximaciones, sus ventajas e inconvenientes, de forma más monográfica.

Pero todavía la red social puede dar mucho más de sí. Hasta ahora hemos obviado el enorme valor añadido que supone que el mismo espacio sirva al alumno para informarse de noticias y anuncios de la Escuela, ofertas de trabajo, becas, PFCs, etc. Y lo más importante, a diferencia de la educación secundaria (excluyendo los ciclos formativos), la Universidad forma profesionales dispuestos a introducirse en el mercado laboral, y cuenta entre su personal con un valioso capital humano de I+D, por lo que la red podría ser usada también para establecer relaciones entre empresas TIC ofertantes de puestos de trabajo y alumnos candidatos, o entre empresas y grupos de investigación. Es decir, con la llegada de las empresas nos hallaremos en el mejor de los escenarios posibles pues todos los actores involucrados (alumnos, empresas y profesores e investigadores) pueden obtener sinergias de enorme interés y gran valor.

A esta red social 3 en 1 la he denominado también RED SOCIAL TRIANGULAR (en http://ardao.blogspot.com/ se define el concepto TRIÁNGULO 2.0), que ha de ser necesariamente especializada, pues con este concepto nos estamos refiriendo a la unión de los tres ángulos:
  • una red social de amigos,

  • una plataforma docente, y

  • una red de relación e intercambio de conocimiento profesional.

Es decir, aún cuando la estrategia de partida puede ser empezar por un triángulo con un ángulo (el social) mucho más grande que los otros dos (docencia y profesión), el objetivo final es que dicho ángulo se vaya cerrando hasta convertirse en un triángulo aproximadamente equilátero.

Una pregunta que se hará ahora el lector que ha llegado hasta aquí (gracias por ello) es acerca de la situación de las tecnologías de la Web 2.0 y las redes sociales en la Universidad española. La respuesta no puede por menos que ser más clara y contundente: estamos ante a un paraje semidesértico, no ya por la ausencia de redes sociales con base en las comunidades universitarias, sino ya por la escasa implantación y uso de herramientas de la Web 2.0, quizá por la impresión generalizada de que supone una importante inversión en tiempo (cierta formación, adaptación de contenidos, planteamiento y creación de nuevas actividades, etc.), que siempre se va dejando para mejor ocasión.

Pero esta visión se debe, una vez más e insisto en ello, en que se está pensando únicamente en didáctica, metodología, contenidos, herramientas, asignaturas y muy poco en lo que es realmente importante: las nuevas formas de relación social que la Web 2.0 puede llevar a las comunidades educativas, en general, y a la Universidad en particular. Hasta donde he podido averiguar, hay dos iniciativas en la Universidad española:
  • la Red social desarrollada por el CICEI, Centro de Innovación para la Sociedad de la Información de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) (http://www.sociedadytecnologia.org), orientada fundamentalmente al vértice social e informativo, y un poco a docencia.

  • Universidad de Navarra (http://aulamagna.unav.es): Orientada exclusivamente a facilitar información sobre la institución, y al vértice profesional como portal de empleo. El vértice social es derivado a Facebook.

Para terminar me gustaría señalar que no se trata tampoco de tener que usar la red desde todos los ángulos. Es perfectamente entendible que algunos profesores decidan usar la red sólo desde su vertiente social o profesional, ya que que el hecho de usarla también como plataforma docente es una opción más que algunos profesores encontrarán muy atractiva, y otros engorrosa, o poco útil, y otros preferirán una simple página Web. Es una cuestión de gustos, exactamente igual que como venía siendo hasta ahora.

En cualquier caso, invito a los profesores a que creen ellos mismos y gestionen, sin intermediario alguno, y de forma rápida y simple el grupo docente de su asignatura, o el de un curso que van a impartir a una empresa, o el un curso de doctorado, o el de un máster, y que inviten a sus alumnos a crear contenidos para sus asignaturas, en equipo o de forma individual, a participar, a opinar, a desarrollar espíritu crítico y descubrirán cómo resulta mucho más fácil encontrar respuestas positivas que en el simple entorno de un aula.

Un cordial saludo. Hasta pronto. Os espero también en EDUREDES
, donde hemos creado una red social dedicada en especial para creadores y administradores de redes sociales educativas.

Visitas: 191

Etiquetas: edu2.0, educación, redes sociales, triángulo2.0, universidad, web2.0

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Foro

Ofrece tu blog... o tu sitio web 869 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de FRANCISCO VICENTE SANCHEZ el miércoles.

importar

Iniciada por JOSE IGNACIO en Proyectos 16 Oct.

Lo que debe saber un profesor para utilizar las TICs en sus actividades docentes 132 contestaciones 

Iniciada por Carlos Expósito Ricardo en Formación. Última respuesta de Maribel Vázquez Sousa 13 Sep.

Cinco pasos para organizar el primer día de clase.

Iniciada por Josechu Ferreras en Herramientas 31 Ago.

Miembros

Los podcasts de Internet en el aula

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.