Si yo tuviera que montar una escuela, y la ley me lo permitiera, haría poco caso de los currículos oficiales. Entre otros motivos porque la lógica de algunas materias lleva implícita su propia forma de desarrollo, mientras que en otras la elección y la secuencia de los contenidos son totalmente arbitrarias y vienen dictadas por la tradición, los criterios y las preferencias de las autoridades reconocidas y las modas de cada época.

Nadie duda de la necesidad de unas orientaciones generales acerca de lo que es más conveniente en cada etapa educativa (aunque si los docentes estuvieran bien preparados no las necesitarían), pero hay dos razones poderosas para evitar cualquier intento de regular con excesivo detalle qué es lo que se debe enseñar.

La primera de ellas es que la experiencia de aprender, aunque pueda ser similar, es única para cada persona y las decisiones que se tomen deben basarse en el respeto y el aprovechamiento de esta singularidad. La segunda razón, que no se puede separar de la primera, es que cada cual debe ser protagonista de su propio aprendizaje, lo que implica hacerse responsable de él y tomar decisiones al respecto.

En este sentido ya hay experiencias en las que los contenidos no se desarrollan de forma secuencial, siguiendo un temario, sino que se articulan en torno a proyectos o centros de interés formulados por los propios alumnos. Por ejemplo, y es un ejemplo real, un grupo de niños y niñas de nueve años quieren estudiar a los piratas.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/piratas

Visitas: 57

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Comentario por Juan Carlos Guerra octubre 17, 2012 a las 6:48pm

Estoy de acuerdo en todo lo que dices. Desgraciadamente estamos siempre atados por los currículos oficiales, y ahora aún más con las reválidas planteadas por el ministro de educación.

Tendremos que buscar vías alternativas.

Un saludo.

2021   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio