La FP sigue acumulando agravios comparativos (PAU).

En los últimos años las autoridades educativas han hecho campaña para potenciar la FP, pero sus actos contradicen sus palabras. Ministerio hablar con lengua de serpiente.

A pesar de reconocer  que las empresas necesitan más técnicos medios y superiores que licenciados, que existe un elevado fracaso escolar y significativos porcentajes de abandono de estudios al finalizar la ESO, que alrededor de un 61 % de los alumnos de secundaria postobligatoria se matricula en bachillerato y cerca del 39 % lo hace en formación profesional, se siguen poniendo palos a las ruedas de los ciclos formativos y a la formación profesional a lo largo de la vida.

¿Qué representa si no el nuevo Real Decreto que regula las PAU?

La LOE establece que los estudiantes con el título de Técnico Superior (la antigua FP II) pueden acceder a la universidad sin prueba de acceso (antigua Selectividad). Según el Artículo 38 de la LOE, dicha prueba (la PAU) está prevista exclusivamente para los estudiantes de Bachillerato, valorando los objetivos, madurez y conocimientos adquiridos en él, y versará sobre materias de 2º de Bachillerato. Para presentarse a la PAU se exige estar en posesión del título de Bachiller. Hasta aquí lo que dice la Ley.

El Real Decreto que regula la PAU establece el procedimiento para acceder a la universidad cuando hay más solicitantes que plazas para cursar determinados estudios, lo cual es bastante frecuente. En estos casos se acude a la llamada nota de admisión que, a la media entre expediente académico y la parte general de la PAU, suma una ponderación de las mejores calificaciones de la fase específica (que es voluntaria) en función del estudio elegido. Como los estudiantes de FP no realizan PAU, su nota de admisión se calculaba sumando a su nota del expediente académico una ponderación de las dos mejores notas de sus asignaturas (módulos) cursadas.

Pues bien, muchos han considerado que esta regulación favorecía a los estudiantes de FP que tendrían mejor nota de admisión, afirmando gratuitamente que en muchos casos las notas no responden al nivel de conocimientos de los alumnos. Tras todo ello se esconden intereses particulares y  la creencia injustificada de que los niveles de exigencia i formación en la FP son bajos, “es más fácil aprobar”.

Se acaba de publicar un Real Decreto que camina en la misma dirección, ya que cambia el cálculo de la nota de acceso para los alumnos de FP. Ahora resulta que cuando hay concurrencia competitiva, los estudiantes de FP sólo podrán mejorar la nota de admisión presentándose a una fase específica, pero no sobre materias realizadas en FP, sino sobre unos temarios que aprobará el Ministerio. De esta manera, además de las asignaturas ya cursadas en su ciclo formativo, deberán prepararse por su cuenta, además, unos temarios que no forman parte de su currículo y que no han cursado durante el año. En buena parte de estudios la diferencia entre acceder o no a los mismos reside en realizar o no la fase específica.

Hay que aclarar que los estudiantes de Ciclos Formativos de Grado Superior en su mayoría proceden del Bachillerato, de modo que al finalizarlo cursan dos años más, en el mejor de los casos, que sus compañeros que deciden acceder a la Universidad. Por no hablar de los alumnos que al acabar la ESO optan por un Ciclo de Grado Medio, ahora de dos años y que deben superar una prueba de acceso para acceder a estudios de grado superior (mayoría un año más).

¿No son suficientes dos años (mínimo) de estudios más que sus compañeros de bachillerato para poder acceder a la Universidad sin más pruebas de suficiencia?

¿Como es posible que se exija a muchos estudiantes de FP examinarse de algo que ni siquiera han cursado? Puestos a pedir ¿no hubiese sido más razonable que su fase específica versara sobre asignaturas cursadas en su 2º de Grado Superior, y no sobre un temario nuevo?

La FP sigue acumulando agravios comparativos. Convertida en una carrera de obstáculos para miles de alumnos, los más desfavorecidos, muchos de ellos obligados a compaginar estudios y trabajo, sigue ofreciendo contra viento y marea valiosas opciones de futuro.

A pesar de la incuestionable y progresiva mejora de la calidad de la enseñanza en la FP,  los elevados índices de incorporación al mercado laboral y las excelentes perspectivas de promoción social, la brecha entre necesidades sociales y la formación profesional de nuestros jóvenes sigue abierta.

 

Marín Hontoria

Profesor de Secundaria.

Visitas: 68

Responde a esto

Foro

Retos de la sociedad del conocimiento 40 contestaciones 

Iniciada por Ferran Ruiz Tarragó en Metodología. Última respuesta de Arquimedes José Mundaraín Rojas el miércoles.

Hardware necesario para dar clases en línea

Iniciada por Clàudia Benítez Enrich en Herramientas 8 May.

#normestatal #normautonómica #edudirectores

Iniciada por María Luisa Hidalgo Ortega en Materiales didácticos 22 Mar.

#normestatal #normautonómica #edudirectores

Iniciada por María Luisa Hidalgo Ortega en Materiales didácticos 22 Mar.

EDUCACION GRATUITA EN URUGUAY

Iniciada por Norma Borges Perdomo en Proyectos 13 Feb.

Miembros

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

2017   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio