Ante los cambios sociales que las TIC han generado ¿debemos irnos olvidando de enseñar algunos temas? ¿Se debe enseñar dibujo arquitectónico a los estudiantes ahora que en la profesión usan programas CAD? ¿Debemos dejar de enseñar a escribir manualmente? ¿debemos insistir en que los niños sepan hacer operaciones matemáticas con papel y lápiz?

Ante los nativos digitales, ¿qué debemos empezar a enseñar y qué a dejar de lado?

Espero que este sea un sitio de debate acerca de los temas curriculares que debemos ir olvidando y lo que debemos ir enseñando o aprendiendo en estos tiempos de cambios cada vez más acelerados.

Visitas: 376

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hace unos meses, en una plática con un amigo arquitecto, éste se lamentaba de que muchos estudiantes de bachillerato e incluso de la carrera de arquitectura, eran muy malos para trazar líneas, curvas y otros elementos para elaborar un plano de una construcción. Yo le preguntaba si esa habilidad era tan necesaria ahora que las empresas exigen que los planos estén elaborados en programas tales como AutoCad.

Esta misma duda me surge cuando veo que, al menos en México, algunos alumnos cuando algún maestro les pide que obtengan la raíz cuadrada mediante procedimientos manuales. ¿Vale el esfuerzo de aprender a obtener ese resultado manualmente si cuentan con hoja electrónica y calculadora en su laptop o su teléfono móvil?

Creo que tienes mucha razón. Hay conocimientos que hoy en día son irrelevantes. Un ejemplo muy simple. La técnica que se usa para resolver una raíz cuadrada a mano no es más que una receta, eso sí, mucho más complicada que la receta necesaria para hacerlo a través de un ordenador o calculadora. 

Mucho más importante que saber resolver una situación mediante una determinada técnica es saber resolverla. Por eso hay muchos contenidos que son de tipo memorístico, algorítmico (tipo receta) o habilidades que jamás serán puestas en práctica por lo que ya no tienen sentido.

Estoy toralmente de acuerdo con Juan José. Y agrego un contenido que puede ser modificado en su forma de enseñar: los logaritmos.

La pregunta me parece interesantísima y admite muchas respuestas o consideraciones:

1-No podemos olvidar que en nuestras escuelas hay unas leyes que marcan lo que se debe o no se debe enseñar; habrá que proponer cambiar esa leyes que marcan el CURRÍCULO EN EDUCACIÓN. En el fondo se trata, no de dejar o seguir enseñando sino más bien de que en la escuela, los profesionales de la educación, reflexionen en común, elaboren proyectos y marquen PRIORIDADES; a partir de ahí se concretarán tiempos, se acordarán metodologías y se establecerán herramientas de evaluación.

2-Hace ya tiempo que se han incorporado nuevas herramientas, no sólo las TIC, no podemos olvidar tampoco los medios audiovisuales y el fácil acceso a la información; hay que reflexionar en profundidad y con seriedad sobre  todos aquellos esfuerzos y tiempo inútiles que se dedican a tareas y objetivos del todo obsoletos, arcaicos y anacrónicos;ante los índices de fracaso educativo, es necesario, y ya empieza a ser urgente, que repensemos la educación.

Coincido, Manuel, en que no solamente hay que revisar los temas o contenidos, sino la forma de enseñar, la manera de aprender, la manera de evaluar, de calificar y la manera de organizarse de las instituciones. 

En algunos casos se utilizan las TIC para seguir enseñando lo mismo que se ha enseñado desde décadas, sin un análisis crítico de lo que se ha tornado obsoleto.

En mi caso, la Universidad Veracruzana está haciendo un esfuerzo que ha durado más de una década ya, para ir cambiando la enseñanza y el aprendizaje. 

Aun recuerdo durante las reuniones iniciales a un profesor que preguntaba ¿por qué cambiar, si el modelo que existía nos había permitido estar donde estábamos?.  Esa manera de pensar, en donde se cree que lo que somos y hacemos es como se debe ser y hacer todo, debe cambiarse lo más pronto posible para no "contagiar" a los alumnos.

Desde mi punto de vista - de especialista en lectura, escritura y creacion de lenguaje escrito, no pienso que haya que abandonar las enseñanzas y aprendizajes de las operaciones lógico - matemáticas con herramientas "antiguas", como la pizarra, el lapiz, o un buen pincel...

Pienso que Joseph Novack, que la cuestión no es "abandonar" herramientas sino "reordenar conceptos". Noto por ejemplo que - independientemente del uso del ordenador en el aula - no se tiene en cuenta el aprendizaje de la lectura desde una perspectiva morfosintáctica, y se insiste en el sonido de los fonemas.

Esos cambios acelerados, esa nueva información dificil muchas veces de abarcar, no se van a integrar porque un niño deje de usar un lapiz para trabajar la numeración en diferentes bases o la investigación de los flexivos que sirven para modificar una raiz hacia un diminutivo. Mas bien será preciso guiar de manera significativa hacia usos multidiciplinares desde Infantil

También pienso que la lectura y la escritura van a perdurar por un buen tiempo todavía. No solamente como un medio de comunicación y de aprendizaje, sino también como una manera de explicarse el mundo.

Lo mismo pienso que va a pasar con el manejo de las matemáticas. Es más, considero que en ambos casos se va a intensificar y profundizar en su aprendizaje. Lo que me pregunto es que si la pizarra, el lápiz y los pinceles seguirán utilizándose como herramientas comunes o solamente como una herramienta de expresión artística.

Algunos sostienen que los movimientos de la mano, como ocurre en la escritura, estimula el funcionamiento del cerebro. ¿Será que esos movimientos serán reemplazados por otro tipo de movimiento, quizás mas complejo, como los que usan los jugadores de videojuegos?

 

Hola compañeros/as,

yo creo que el cambio ha de ser de enfoque. Me explicaré: deberíamos estar hablando ya de competencias en vez de temas, de proyectos o unidades interdisciplinares en vez de asignaturas o áreas...etc. Desde este enfoque, lo que deberíamos eliminar o cambiar no serían los temas, sino la manera de abordarlos, es decir, la metodología y organización que ponemos en práctica en clase. 

Clases cooperativas en vez de magistrales, descubrimiento de leyes y realidades en vez de transmisión del conocimiento, empleo de los conceptos como herramientas para desarrollar competencias y no como objetivo final.

Los docentes deberíamos servir de guía, no debemos ser quienes tienen el conocimiento y lo dosifican en "temas-gota", sino quienes ayudan a encontrarlo a partir de referentes científicos para contrastar los descubrimientos del grupo (y cuando hablo de conocimiento científico me refiero a cualquier base teórica contrastada, lengua incluida).

Pero todo esto, claro está, es mi opinión.

Saludos y buen año!

Empar.

Responder a debate

RSS

2017   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio