Luego del boom de las TIC y del escaso rendimiento académico de las tecnologías emergentes en la sala de clase, muchos centros educativos han recogido velas y se están uniendo a los movimientos de “Herramientas perdidas”, “Escuelas desconectadas”, “Retorno al Batey”, “Entre maestros”… 
La Educación de Mínimos, consciente de que el contenido conceptual emerge del sujeto o apunta al sujeto, se compromete por el contenido óntico (saber ser, saber convivir y querer hacer) en la sala de clase; esto es, por el autoconocimiento (primer empoderamiento), por un aprendizaje para la vida y un contenido mínimo conceptual (retorno al Trivium: Gramática, Razonamiento lógico-matemático y Retórica).
Ver Presentación Educación de mínimos
La desconexión no debe ser resultado de política administrativa, sino producto de un tipo de contenido que exige tecnologías tradicionales, dinámicas psicosomáticas, experiencias y técnicas vivenciales, interacciones sólidas,  más que tecnologías emergentes e interacciones líquidas y virtuales. Como el tiempo-espacio institucional no da para tanto, la Educación de Mínimos, aprovechándose del poder pedagógico de las nuevas tecnologías (segundo empoderamiento), apuesta por la conexión fuera de la escuela y tira a la arena de los tiempos-espacios ubicuos el contenido noético (saber, saber hacer y poder hacer); esto es, el contenido conceptual o declarativo (datos, hechos, conceptos y principios: SABER QUÉ) y el contenido procedimental (procedimientos, estrategias, técnicas, destrezas y métodos: SABER HACER) 

Existen dos formas (estrategias) para tratar el contenido óntico:
  • Del sujeto al objeto-contenido. El contenido emerge del sujeto. La prioridad del autoconocimiento en la sala de clase se basa en el viejo principio platónico traducido por Pestalozzi en “Los niños se desarrollan de adentro a fuera”.
  • Del objeto-contenido al sujeto. Llegar al autoconocimiento a partir del contenido curricular. No se necesita "esperar a que se produzca ningún cambio en el sistema de enseñanza, los maestros pueden utilizar los temarios, sean cuales sean, como herramienta de autoconocimiento" (Veintitrés maestros, de corzón, de Carlos González)

"El maestro ha de ser como un ambientador en la clase, creando el clima adecuado para que sus alumnos puedan conocerse a sí mismos". Esta es la esencia de la película Entre maestros” recién estrena , una experiencia educativa que propone una nueva mirada que tiene como eje el autoconocimiento. “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“ plantea un modelo educativo que se basa en que el discente descubra su fuerza interior y se sienta el creador de su propia vida.
 


 

Visitas: 73

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Foro

Ofrece tu blog... o tu sitio web 901 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Norma Borges Perdomo 11 Jun.

Disco duro virtual:Subir nuestro archivos a la red 1 contestación 

Iniciada por Victor Rafael en Varios. Última respuesta de Delia 30 Mar.

Retos de la sociedad del conocimiento 40 contestaciones 

Iniciada por Ferran Ruiz Tarragó en Metodología. Última respuesta de Arquimedes José Mundaraín Rojas 13 Dic 2017.

EDUCACION GRATUITA EN URUGUAY

Iniciada por Norma Borges Perdomo en Proyectos 13 Feb 2017.

MAPA INTERACTIVO Las LLaves del Clarinete

Iniciada por Prof.Manuel Gago Fernández en Herramientas 4 Ene 2017.

Miembros

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

2018   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio