La señora Cristeta enrollaba un pañuelo de los que se ponen las señoras a la cabeza por la diagonal y sujetándolo por una punta se colocaba esta en su codo derecho y extendía su antebrazo con la mano alargada por dos veces sobre el pañuelo, agarrándolo con los dedos al final. Sin soltarlo, fijaba ese punto en la parte alta del estómago del quejoso y volvía a hacer la medición. Si el empacho existía, siempre le sobraba la palma de la mano en la remedida. No hacía falta médico ni potingue curativo, solo las oraciones de la anciana mejoraban la digestión y el tránsito intestinal en horas. No solo tuve ocasión de comprobar que aquella medición sanadora salia exacta en cualquier otro testigo sin los efectos de los excesos del buen yantar, sino en las continuas visitas que recibía en su casa tras algunas bodas o celebraciones. Si la dolencia era un herpes bucal, úlceras en la boca, solo había que comunicárselo a mi abuela Vitoria y tras la recogida de unas hierbas de San Antonio y unas oraciones al Santo, las úlceras secaban con las plantas. Era seguro que tanto el empacho como las úlceras no desaparecían tan pronto sino se recurria a las abuelas y no había lugar a las dudas, el efecto placebo de los rituales de las ancianas hacía que nos dejásemos de quejar con tanta insistencia.

Es curioso observar como los docentes solemos instalarnos en la queja, en el desacuerdo, en el inconformismo, ante los problemas sociales y los educativos. Y digo yo. Si algo no te gusta, intenta cambiarlo. Si no puedes hacerlo, cambia tu actitud. No te quejes. CAMBIA LA FORMA DE VER LAS COSAS, Y LAS COSAS CAMBIARÁN DE FORMA.
En Julio del 2006, Will Bowen propuso a su comunidad "El reto de los 21 días" con el propósito de ayudar a eliminar cualquier rastro de queja o lamento y sus nocivas consecuencias para el individuo.Se trataba de colocar una pulsera en la muñeca e intentar durante 21 días no lamentarse. Si te quejabas, debías comenzar la cuenta. El decía que "Cuando criticamos, nos quejamos o juzgamos, estamos emitiendo una energía discordante. Esta energía, por la Ley de Atracción, se nos devolverá, pero multiplicada. Esto alimenta aquello de lo que nos quejamos y lo hacemos más grande"

Sin embargo si ABANDONAS LA QUEJA te llenarás de gratitud. Así que se trataría de mantener una observación especial de tus pensamientos y palabras y cada vez que te descubras quejándote, cambiarlo por un agradecimiento a la vida, al trabajo, a la salud... o a cualquier cosa que puedas agradecer de corazón...

Algunos científicos se han atrevido a estudiar la respuesta que los estómagos de los comilones o las bocas de los ulcerosos daban a la intervención de la Tia Cristeta o la abuela Vitoria a través del nucleus accumbens septi que es un grupo de neuronas del encéfalo que tiene un papel importante en la recompensa, la risa, el placer, la adicción y el miedo. Esta parte del cerebro está implicado en las emociones inducidas por la música por ejemplo y en consecuencia tiene un papel mediador en la liberación de la dopamina. Y también se han entretenido en observar que para adquirir hábitos se necesitan como mínimo 21 días, como en el reto de Bowen.

Por ello necesitamos transmitir actitudes y hábitos a nuestros alumnos/as en entrenamientos de al menos tres semanas. No conseguiremos nada con ejercicios esporádicos y tenemos que entrenar y educar las emociones, para auyentar la queja y los miedos, desterrándolos primero los maestros/as. Pongámonos una pulsera de gratitud e indaguemos en nuestros niños/as, en sus sentimientos, sus dolores, sus miedos, sus pesadillas. Son más de las que sospechamos y casi nunca les preguntamos.

La competencia de la autonomía personal está intimamente ligada con lo emocional y es tan importante y necesario su tratamiento en las aulas como cualquiera de las áreas instrumentales. Nuestros niños y niñas, o están "empachados" y no digieren las matemáticas y la lengua por falta de esfuerzo mental, por falta de predisposición o por el efecto de un mal funcionamiento de su nucleo accumbens y como consecuencia el miedo puede a la risa.

¿Y los maestros/as. cuánto reimos, cuánto nos quejamos, mostramos recelo o gratitud?. Hagamos reir a nuestros niños unos minutos cada mañana durante 21 días seguidos.

PD. En nuestro colegio estamos ante el ilusionante reto de trabajar las emociones cada día.

Visitas: 94

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Foro

Ofrece tu blog... o tu sitio web 902 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Juan Lazo Miranda 11 Sep 2018.

Disco duro virtual:Subir nuestro archivos a la red 1 contestación 

Iniciada por Victor Rafael en Varios. Última respuesta de Delia 30 Mar 2018.

Retos de la sociedad del conocimiento 40 contestaciones 

Iniciada por Ferran Ruiz Tarragó en Metodología. Última respuesta de Arquimedes José Mundaraín Rojas 13 Dic 2017.

EDUCACION GRATUITA EN URUGUAY

Iniciada por Norma Borges Perdomo en Proyectos 13 Feb 2017.

MAPA INTERACTIVO Las LLaves del Clarinete

Iniciada por Prof.Manuel Gago Fernández en Herramientas 4 Ene 2017.

Miembros

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

2019   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio