Aunque sabia que había guerra, aunque había andado entre muertos, bombas y tiroteos, ni entendía el porqué de la trifulca, ni reconocía bandos, ni banderas. El ir y venir al monte a horas cambiadas le había enredado la noche con el día, el deber con la inconsciencia y la rutina con la osadía .Solo el recuerdo permanente de Paquita le mantenía despierto ante los peligros. El era pastor, solo y nada menos que eso. pero la imagen de aquella mujer voluptuosa e insinuante, picara e inteligente le atrapaba la mente y sería lo que ella le dijese. Le mandó recado a través de un pariente del alcalde oculto al que socorría. Le esperaría en Madrid al tiempo que oia gritar los estertores del ¡no pasarán!. Lo quería con ella en la reconstrucción nacional porque no había encontrado en sus idas y venidas ningún hombre con la planta, el empaque y las manos de aquel curtido cuidador de ganado. Su llegada a Madrid casi coincide con el día de la victoria.

"Manuel, debes aprender la vida de Madrid, necesitas prepararte para el trabajo que te tengo preparado..." . Y Manuel, que sabía más que nadie de la vida, que había estado cientos de veces al borde del precipicio y andado sobre filos de navaja, tuvo que acudir a sesiones interminables de ejercicios espirituales, largas charlas antimasonería, y sesudos talleres de buenas costumbres para poder atender la portería de unas oficinas de la Falange. Fue sencillo aprender los mismos recorridos entre la casa y el trabajo y las cuatro frases de bienvenida a los que acudían al edificio. No había que saber de leyes para aquel fin, pero fue duro atender aquellas lecciones de nueva ciudadanía liberadora de la patria. Se le pedía casi una licenciatura en urbanidad. A él le iban a venir con esas lecciones, que llevaba 30 años sin patrón, siendo ciudadano de un mundo sin fronteras. A él, que siendo analfabeto había conseguido ser un hombre cabal. Tanta formación insulsa le hizo soñar que se había convertido en una de sus ovejas "modorras", aquellas a las que se les licuaba el encéfalo por efecto del calor y a las que había que sacrificar... Nunca se hubiese imaginado que había tanta gente haciendo las mismas cosas cada día, sin más fin que cumplir con la rutina. Le agobiaba tanto maqui de ciudad sin guarida. Le faltaba monte donde esconderse.

Así que aunque amaba a aquella mujer, aunque tenía todo lo que nunca hubiese soñado en la capital y en los ambientes aburguesados que frecuentaba Paquita, no era capaz de aguantar a aquellas gentes tan ténues con la verdad y tan acérrimos con la inutilidad, tan ignorantes de todo lo que él sabia. Antes de cerrarse el año 40, sacó un billete de tren y se marchó a su pueblo, a Caballar. "No estoy preparado para esto, si me quieres, en el pueblo te espero..."

Al grito de ¡ que pasarán! se levantarán los oscurantistas de las escuelas y de los institutos ante la propuesta que intuyo más valiente de los últimos años y que ha hecho el Consejero de Educación de la Junta de Andalucía, que se resume en reinventar la formación inicial y permanente del profesorado. La inicial depende del Estado y la Universidad y es actualmente tan extemporanea e irrelevante como celebrar aquellos ejercicios espirituales en el dia del orgullo gay. Ni siquiera sirve para saber si se quiere ser maestro o maestra. Si acaso los recién llegados a la carrera docente, se apoderan de la rentabilidad y seguridad de ser funcionarios, acolchados por un mínimo sentido de compromiso y vocación para embarcarse en una larga travesía del mar de los Sargazos, en el que la falta de viento y la vagancia por remar auguran el amarilleo de los folios que presentaron en su memoria de prácticas como única programación didáctica a modo de bitácora de travesía.

La vocación del profesor de instituto se diluye como un azucarillo en el título del master o en una oposición que es la viva estampa de "Neptuno devorando a su hijo" . Ni saben, ni quieren saber nada de una formación permantente que piensan que solo es un cambio de ropa estacional. Ellos/as ya han demostrado todo lo que se debe poseer como dominio técnico para mantener un 37% de fracaso escolar por culpa de la sociedad, de la administracion, de la falta de esfuerzo del alumno, de cualquiera menos de ello/as mismos/as. Hay demasiados/as profesores/as de IES que en esto de la formación permanente, presentan la misma sintomatología esquizoide del profesor John Nash en la película "Una mente prodigiosa". Es algo cotidiano oirles decir que no tienen tiempo para siquiera pensarlo. No son ni la mitad de valientes que Manuel cuando se volvió al pueblo.

La propuesta requeriría el reinventar la profesión docente, pues sería preciso reflexionar sobre el informe Mckinsey (octubre, 2010), que vincula la calidad del sistema escolar con la mayor eficacia de sus docentes. En el informe aparece un dicho popular americano que no dista mucho de la realidad educativa en España. La traducción diría así: "Quien puede, trabaja. Y quien no puede, enseña" [Those who can, do. Those who cannot, teach].

Solo a veces los americanos tienen razón, pero ya en su Congreso se ha oido: "Tenemos que romper el círculo vicioso en el que los estudiantes de bajo nivel pasan a convertirse en profesores de los futuros alumnos de bajo nivel". En Finlandia o Corea del Sur solo acceden a las Normales de Magisterio, los mejor cualificados (informe PISA). Pero esto no sería suficiente, pues solo la vocación y el compromiso por la Escuela y por EDUCAR EN LA DIVERSIDAD, permitirán paulatinamente el cambio Y para ello en dicha propuesta se plantean ideas como la de permanecer varios años en prácticas en Centros educativos, con tareas remuneradas antes de la incorporación a la carrera docente.

Esto conduciría por su propio peso a una formación permanente que no se pareciese tanto a aquellos cursos de Urbanidad a los que obligaron a Manuel, a una verdadera acción investigadora e innovadora, de reflexión-acción en la práctica, asesorada por docenas de buenos profesionales de los CEPs, a los que se les señala peyorativamente como "huidos de la tiza" por aquellos/as que aún no se han enterado de que la tiza ha dejado paso a la pizarra digital.

A los que siguen gritando ¡ no pasarán !, ante cualquier reforma educativa que les incomoda; yo les reto a la reflexión. " ¿ No se han enterado aún ?... pues en verdad les digo que solo la apostasía del funcionariado parirá el día de la victoria !". Sino lo creen, Profesores/as, Maestros/as inmovilistas y acomodados en su rutina blanda y apocada, vuélvanse al pueblo a cuidar ovejas como hizo Manuel.

Visitas: 24

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Internet en el Aula para añadir comentarios!

Participar en Internet en el Aula

Comentario por Patricia Martin noviembre 27, 2010 a las 9:13pm
Increíblemente, en nuestra madre patria sucede lo mismo que en el tercer mundo. Me atrevo a no coincidir en algo- sólo por romántica perdida- "No son ni la mitad de valientes que Manuel cuando se volvió al pueblo."; me gusta sentir y pensar que Paquita era.. tanto, lo colmaba de tal manera...que bastaba y era suficiente para soportar cualquier cosa.

Foro

Ofrece tu blog... o tu sitio web 904 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Anthony Enríquez Hace 23 horas .

Difunde y comparte tu Buena PrácTICa 2.0 73 contestaciones 

Iniciada por Antonio Ruiz en Buenas prácticas 2.0. Última respuesta de Anthony Enríquez Hace 23 horas .

Disco duro virtual:Subir nuestro archivos a la red 1 contestación 

Iniciada por Victor Rafael en Varios. Última respuesta de Delia 30 Mar 2018.

Retos de la sociedad del conocimiento 40 contestaciones 

Iniciada por Ferran Ruiz Tarragó en Metodología. Última respuesta de Arquimedes José Mundaraín Rojas 13 Dic 2017.

EDUCACION GRATUITA EN URUGUAY

Iniciada por Norma Borges Perdomo en Proyectos 13 Feb 2017.

Miembros

Distintivo

Cargando…
Licencia de Creative Commons
Lo publicado está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0.

2019   Creado por Red Social INTEF.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio